Tendencias

El síndrome "FOMO" es una epidemia entre los millennials y los "marketeros" tienen mucho que ganar con ella

síndrome FOMO¿Ha oído hablar en alguna ocasión del denominado síndrome “FOMO”? Puede que este “palabro” le suene a chino, pero si le decimos que el síndrome “FOMO” no es otra cosa que el miedo a perderse algo (Fear of Missing Out), seguro que sabe inmediatamente de lo que le estamos hablando. En particular si es usted un “millennial”.

Según un reciente estudio de la web especializada en venta de entradas para eventos Eventbrite, el 69% de los jóvenes de entre 18 y 34 años confiesa sufrir el síndrome “FOMO” cuando se pierde algún acontecimiento en el que participan sus amigos y familiares. Y es que entre los millennials al menos, el síndrome FOMO es mucho más que un fenómeno cultural, es una auténtica epidemia.

Sin embargo, y pese a que su nombre pueda recordar a algunos a una peligrosa enfermedad infecciosa, lo cierto es que el síndrome “FOMO” constituye también una auténtica alegría para los “marketeros” que está haciendo florecer la industria de los eventos en vivo. No en vano, tres de cada cuatro millennials prefiere rascarse el bolsillo en experiencias (conciertos, festivales, espectáculos deportivos, fiestas, etc.) que en productos tangibles.

Pero, ¿por qué favorecen los millennials la compra de experiencias sobre la compra de productos físicos? Básicamente porque las experiencias son un bálsamo para las relaciones y las relaciones son el eje de las vidas de los millennials. El 79% de los jóvenes de entre 18 y 34 años cree que participar en eventos en vivo les ayuda a profundizar en sus relaciones con los demás, mientras que el 69% considera que este tipo de eventos les hace sentir más “conectados” con sus amigos y familiares. Y por si fuera poco, los social media no hacen sino agravar el síndrome “FOMO” de los millennials. Cuando los más jóvenes se conectan a Facebook, Twiter e Instagram y son conscientes de todo lo que se han perdido, muchos terminan sintiéndose excluidos.

El síndrome “FOMO” nace de un miedo, el miedo a perderse algo, pero los “marketeros” pueden utilizar este miedo a su favor intentando conquistar el “corazoncito” de los millennials de la mano de esas experiencias que los más jóvenes tanto pavor tienen de pasar por alto.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir