Tendencias

No querrá tener que vérselas con estos jefes

Entre lo malo, lo peor y lo pésimo: 11 jefes que no querrá ver ni en pintura

Ahí fuera, en el universo laboral, hay muchos jefes malos (quizás demasiados), pero estos son definitivamente los más indeseables.

jefesLos jefes, esos que tienen a su cargo a equipos humanos de trabajo y que deberían extraer (sin bruscos empellones) el talento que sus subordinados alojan en sus entrañas, no gozan quizás de muy buena prensa. Quizás porque los jefes malos se hacen notar bastante más que los buenos o simplemente porque el liderazgo es en realidad un pozo sin fondo de mediocridad.

A todos nos ha caído en desgracia en alguna ocasión un mal jefe, pero ¿cuáles son los líderes más terribles y capaces de sacar de sus casillas (con razón) a sus subalternos?

Posibles respuestas a esta pregunta hay miles, pero quizás los jefes más indeseables y capaces de dejar exangües desde el punto de vista de la moral a sus empleados son estos que disecciona a continuación Karen Arluck en Quora:

1. Los jefes que están encaramados a cargos que no comprenden al 100% o que no han desempeñado nunca antes, pero que no tienen predisposición alguna a aprender de sus subordinados y se encasquetan sobre la cabeza una aureola de sapiencia infinita para enmascarar su profunda ignorancia.

2. Los jefes que presentan niveles ínfimos de empatía o cualquier otro tipo de inteligencia emocional.

3. Los jefes que se escudan en su poder para humillar a sus empleados, para echar balones fuera y culpar a otros de sus propios errores y para sacar brillo a su rutilante e insaciable ego.

4. Los jefes que no saben realmente lo que quieren, pero insisten en la perfección a pesar de no ser capaces de clarificar adecuadamente qué es lo que están buscando.

5. Los jefes que en secreto (o también descaradamente) miran por encima del hombro a las personas que trabajan para ellos (y también a los clientes de la compañía para la que prestan sus servicios).

6. Los jefes que no comunican a sus empleados su insatisfacción con el trabajo que están desempeñando y que fermentan con elevadas dosis de resentimiento su incapacidad de comunicación, hasta al punto de tomar drásticas medidas contra los trabajadores que tienen en el punto de mira (despidiéndoles sin previo aviso y sin darles siquiera la oportunidad de mejorar).

7. Los jefes que se ven enmarañados en comportamientos ilegales y ponen a sabiendas en peligro a sus propios empleados.

8. Los jefes indecisos que cambian constantemente y sin ton ni son de opinión, de dirección, de objetivos y de proyectos inoculando el virus de la frustración en las personas a su cargo.

9. Los jefes que se parapetan tras sus subalternos para enmascarar sus errores y no tienen prurito alguno en convertirles en cabezas de turco cuando tienen que vérselas con las críticas de una persona de rango superior.

10. Los jefes que escamotean permanentemente su tiempo personal a los empleados con asuntos que no tienen en realidad nada de urgente (con la única excusa de ser las personas al mando).

11. Los jefes que no se dan cuenta (o no quieren darse cuenta) de que son malos jefes.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir