Tendencias

David Sax analiza en un libro la "venganza de lo analógico"

En la era digital lo analógico no estaba muerto, andaba de parranda (y dispuesto a resucitar)

En una era que supura digitalización por todos los poros lo analógico (aquello que estaba supuestamente postrado en su lecho de muerte) está protagonizado un grandioso "revival".

analógico"Tarde o temprano todo lo viejo es nuevo otra vez". Esta sabia observación, emanada en una ocasión de la prolífica pluma de Stephen King, es hoy más cierta que nunca. Lejos de estar muertos y enterrados, los discos de vinilo están de nuevo en la cresta de ola. Las cámaras inspiradas en las antediluvianas Polaroid hacen las delicias de los millennials y los centennials. Y los ebooks, aunque cada vez más ubicuos, no han logrado arrebatar la corona a los libros de papel de toda la vida.

En La venganza de lo analógico: Las cosas reales y por qué importan, un libro editado recientemente por Residenz Verlag, el periodista y escritor David Sax da buena cuenta de la esplendorosa resurrección de lo analógico, aquello a lo que la digitalización había prostrado supuestamente en su lecho de muerte (para siempre).

El libro, tan entretenido como trufado de interesantes “insights”, es una estupenda respuesta a la edulcorada utopía “techie” en la que nos hemos instalado en los últimos tiempos.

De acuerdo con Sax, lo analógico está experimentando un fenomenal “revival” que emerge no sólo de la nostalgia pura dura y las moderneces hípsters sino de algo mucho más complejo.

“Las experiencias analógicas pueden proporcionarnos el tipo de placeres y recompensas asociadas al mundo real que las experiencias digitales no están en posición de procurarnos”, asegura Sax, que tiene el pleno convencimiento de que “a veces lo digital simplemente supera a lo digital como la mejor solución”.

Algo tan simple como el lápiz y el papel posibilita a los escritores y a los diseñadores un método sencillo y directo a través del cual encauzar sus ideas sin estar a la merced de los prejuicios del software. Y enfrentados a las clásicas pizarras blancas, los ingenieros salen de las jaulas que son las pantallas de las que es preso su trabajo para reencontrarse con el mundo real, asumir riesgos y compartir sus ideas con los demás.

“No nos enfrentamos en realidad a la elección entre lo digital y lo analógico”, argumenta Sax. “Esta dualidad simplista no es sino el lenguaje que nos ha venido impuesto por la digitalización. El mundo real no es blanco ni negro. Ni siquiera es gris. La realidad es multicolor, infinitamente texturizada y emocionalmente repleta de capas”, subraya.

Y es a menudo lo analógico ( que es probablemente menos eficiente, menos perfecto y menos veloz que lo digital) lo que mejor captura la imperfección humana, creando una suerte de interfaz táctil que ejerce de puente con el mundo real.

Que lo analógico rezuma una magia de la que es huérfana lamentablemente la digitalización queda demostrado a la perfección en la música. Tanto quienes la crean como quienes la escuchan sienten que, sin la intermediación de la tecnología, la música suena mucho más sincera, pura y orgánica. Y algo similar sucede con los libros y con los juegos de mesa (extraordinariamente vivaces pese al empuje de los videojuegos).

Cuanto más tiempo pasamos en el universo digital de los impersonales clics y “swipes”, más hambrientos estamos también de interacciones humanas, las que echan anclas en el mundo real.

Precisamente por esta razón, afirma Sax, cada vez más espacios de trabajo están configurados para alentar los encuentros cara a cara y las interacciones gobernadas por la serendipia.

En un universo crecientemente digitalizado donde las experiencias y los objetos físicos están siendo reemplazos por experiencias y objetos de naturaleza virtual, “lo analógico nos procura la alegría de crear y poseer cosas reales y tangibles”, destaca Sax en su libro. ¿Lo más curioso? Que esa alegría es inoculada por igual en viejos y en jóvenes, en quienes han sido criados a los pechos de la digitalización.

analógico
Comprar

Editorial: Residenz Verlag

Precio: 24 €

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir