Tendencias

España es de los países de la UE con más trabas al servicio de taxistas y apps de transporte

espanaLa Comisión Europea encargó recientemente a una consultora externa italiana, Grimaldi Studio Legale, un análisis de la situación actual del transporte urbano. Entre las principales averiguaciones del mismo, encontramos una doble moral en la regulación de servicios en España. Frente al control relajado de recién llegados como BlaBlacar, sorprende una legislación excesiva de la industria tradicional.

Tales conclusiones se mostraron en el borrador del documento, al que Teknautas tuvo acceso. Reflejan la existencia de “importantes barreras de entrada”, que regulan la industria tanto a nivel nacional como local, siendo este último control aún más férreo.

A raíz de los controles, el número de licencias de taxis apenas ha variado en los últimos 15 años. Las nuevas reformas a la ley aplicable, además, incluyen restricciones a nuevos modelos de transporte como el alquiler de coche sin conductor.

Desde la consultora señalan que “las barreras a la entrada en el mercado de VTCs evitan la creación de competencia y de alternativas al taxi”. Y, como cabría esperar, los más perjudicados por la falta de competencia y alternativas son los propios usuarios.

Grimaldi Studio Legale tilda a la regulación española, a diferencia de otros países comunitarios, de “absurda”. Pese a que Bruselas “critica que se pongan todo tipo de trabas y requerimientos a las empresas” la legislación española está entre las más restrictivas, junto a Italia y Grecia.

“No tiene sentido, sobre todo cuando varían por Comunidad Autónoma y hasta por ciudad. Es un cúmulo de restricciones para proteger y favorecer a ciertos grupos”, señalan fuentes cercanas al documento.

También el excesivo precio acarrea una menor ocupación. Las tarifas administrativas conducen a importes más altos comparados con otras ciudades europeas, lo cual se traduce en que menos del 30% de los españoles puede permitirse un taxi con cierta frecuencia, según desvela el documento.

Con todo, los nuevos competidores gozan de una regulación más laxa. España carece de medidas aplicables a las plataformas de compartición de vehículos, mientras que las empresas de carsharing como car2go siguen la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT). Frente a estas últimas, BlaBlaCar, Uber o Cabify están en un limbo legal entre la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI) y la LOTT.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir