Tendencias

Estados Unidos crea una normativa para (intentar) regular la "amenaza" de los drones

dronesEn los últimos años el mercado de los drones ha ido ganando fuerza en todo el mundo. Solo en Estados Unidos se espera que estas Navidades las ventas de estos artilugios -que se pueden adquirir en el país por una cantidad que varía entre los 20 y los 30.000 dólares- alcancen la imponente cifra de los 400.000 y que sus ingresos anuales crezcan un 52% hasta los 105 millones de dólares.

Pero el auge de los drones ha ido de la mano con la creciente preocupación por la ausencia de legislación que regule el control de estos aparatos, tanto a nivel regional en los diferentes mercados, como a nivel internacional. Además del riesgo de accidentes que entraña su mal uso, como le sucedió al campeón del mundo de esquí la semana pasada, también entran en juego valores como la intimidad o la posibilidad de contrabando en cárceles.

Por ello, el Gobierno de Barack Obama ya se ha puesto manos a la obra dispuesto a acabar con el vacío legal de estos dispositivos voladores y está preparando un reglamento que regule su uso, informa El País, que se espera que entre en vigor en febrero.

El consumidor que se haga con uno de estos artefactos mayor de 250 gramos deberá registrarlo antes de ponerlo a volar, y quien ya posea uno deberá hacerlo antes del próximo febrero, o de lo contrario se enfrentarán a multas de hasta 250.000 dólares y tres años de cárcel. Así lo recoge el reglamento de la Administración federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) creado en base a las recomendaciones de un panel de expertos, fabricantes y usuarios.

Hasta ahora la legislación de 2012 no exigía ningún requerimiento para aquellos que utilizaran un dron con fines lúdicos por debajo de los 121 metros y que lo tuviese dentro de su campo visual y no estuviese cerca de lugares con grandes aglomeraciones o eventos deportivos.

Además de obtener un registro del número total de drones, la Administración espera instruir a la ciudadanía sobre el correcto uso de ellos. Pero en realidad el registro no impide que se puedan acometer malas prácticas, ya que el Gobierno no tiene capacidad para controlar todo el cielo y cualquiera puede saltarse la normativa. Además, como recuerda El País, si un dron se estrellara con un avión comercial, éste se destruiría por completo, quedando imposible ver el número de registro, por lo que en estos casos la normativa carecería de valor.

Pero la nueva legislación de la FAA saca a relucir otra candente preocupación que hay en Estados Unidos: el uso de las armas de fuego y los riesgos de atentados. Alison Duquette, representante de la entidad, ha declinado hacer comentarios sobre la posibilidad de que un don con fines lúdicos pueda utilizarse para atacar con explosivos o armas de fuego.

Así que, a pesar de que Estados Unidos se ha adelantado a la mayoría de países del mundo en materia de regulación de drones, parece que aún queda un largo recorrido para perfeccionarla y suplir los vacíos legales a los que todavía se enfrenta, pero como con todo, es probable que esto solo suceda después de que seamos testigos de rocambolescas historias protagonizados por estos artilugios.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir