Tendencias

¿Están creciendo demasiado las últimas startups como para ser aquiridas por los gigantes de Silicon Valley?

silicon valleySilicon Valley está que arde, pues parece que no pasa una semana sin que una empresa adquiera a otra por 1.000 millones de dólares o más. Facebook compró Instagram por la friolera cantidad de 1.000 millones de dólares, Yahoo compró Tumblr por un poco más de esa cifra, Google se hizo con Nest por más de tres mil millones de dólares, Apple adquirió Beats por la misma cantidad y Facebook arrojó 19.000 millones de dólares por WhatsApp.

Pero hay una nueva tendencia, pues algunas compañías están creciendo demasiado como para ser adquiridas. Dropbox, Uber, Pinterest, Airbnb o Box son algunas de las últimas startups que han sido valoradas en miles de millones de dólares por algunos inversores privados.

Todos los fundadores de startups sueñan con generar grandes cantidades de dinero algún día, pero solo unos pocos lo consiguen. En general, existen dos maneras de lograr que suceda: ser comprada por un gigante como Google o Facebook o salir a bolsa. Sin embargo, si la startup aún está en pleno crecimiento, salir a bolsa no es la opción más conveniente, pues no está permitido vender todas las acciones inmediatamente después de la salida a bolsa por el temor a que la empresa sea "una cortina de humo", así que si lo que se desea es apoderarse de dinero en efectivo de forma veloz e inmediata lo mejor es que alguien como Mark Zuckerberg se fije en la empresa.

Pero por otra parte, pocas empresas quieren (o pueden) pagar más del 10% de su propio valor por una adquisición, pues después de todo, 5.000 o 10.000 millones de dólares no es calderilla precisamente. Pero ¿cuántas empresas de tecnología valen más de 100.000 millones de dólares y pueden comprar una startup por 10.000 millones de dólares para no vulnerar la regla del 10%? No muchas, pues se pueden contar con las dos manos: Google, Apple, Facebook, Oracle, Amazon y Microsoft. También existen otras ricas, pero no tanto, como Twitter, Yahoo o LinkedIn, entre otros titanes de Silicon Valley.

Así pues, algunas de las startups más prometedoras están siendo "obligadas" a dirigir su camino hacia la salida a bolsa, una opción que no es precisamente un juego de niños. De hecho, a veces la salida a bolsa de un joven empresa que aún no tiene consolidado su modelo de negocio puede conducir a la angustia en lugar de triunfo y las historias de Groupon y Zynga son unos buenos ejemplos.

Pero mientras haya riesgo, puede que muchas más startups logren valoraciones multimillonarias. Es el caso de algunas startups como Uber (valorada en torno a los 17.000 millones de dólares), Airbnb (10 mil millones de dólares o Dropbox: ¿lograrán ser adquiridas o se están haciendo demasiado grandes para ellos? Algunos expertos argumentarían que estas empresas son tan valiosas gracias a su alto número de usuarios que no es importante que se hagan demasiado grandes. En otros casos, una empresa puede comprar una startup con fines defensivos, como hizo Facebook con la adquisición de WhatsApp. Pero la excepción confirma la regla, y la realidad es que existe un riesgo elevado para las jóvenes empresas con valoraciones descomunales.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir