Tendencias

Fjord Trends 2016: de las apps que se desvanecen a la democratización del lujo

Fjord TrendsFjord Trends, que lleva nueve años publicándose ininterrumpidamente, persigue detectar y analizar los desarrollos tecnológicos, de diseño y de negocio que más influirán en nuestras vidas durante los doce próximos meses.

Al igual que cualquier proyecto de diseño que acomete Fjord, el informe Trends es fruto de un ejercicio colectivo de co- creación, reflexion, análisis y debate. Todos los profesionales de Fjord aportan su percepción sobre qué creen que está pasando en el mundo físico y digital y qué ocurrirá en el siguiente año, basándonos en su experiencia como usuarios y ciudadanos, así como en su trabajo diario en grandes proyectos de transformación digital con clientes.  Los diseñadores son observadores por naturaleza: es lo que alimenta su inspiración.

 1.Dispositivos que escuchan: el poder de los micromomentos

Hoy en día, siempre hay alguien o also escuchándonos. Llevamos dispositivos en la muñeca que nos escuchan y nos animan a correr más rápido o a comer mejor. Ya sean wearables o nearables, la última cosecha de dispositivos y sensores te escucha, te responde y te reorganiza. Se trata de micromomentos: nuevas interacciones cotidianas que hacen que nos parezca bien compartir datos que antes manteníamos en privado.

2.Servicios con modales (o el protocolo del big data)

La tecnología inteligente nos está ofreciendo una perspectiva sin precedentes de quiénes somos y qué está pasando en nuestras casas, nuestros coches, nuestros cuerpos y los de nuestros seres queridos. Esta afluencia prolífica y abundante de datos tiene el poder de transformar nuestro mundo, tanto a gran escala como a pequeña. Pero esta explosión de oportunidades supone un nivel extraordinario de responsabilidad, y la capacidad de las organizaciones para hacer uso de esta inmensa cantidad de datos de forma ética es más importante que nunca.

En 2016, veremos cómo este asunto alcanza su punto crítico, ya que el éxito de este mundo, conectado y transformado, depende en gran medida de si las compañías deciden invertir en prácticas para tratar los datos de forma adecuada y respetuosa.

En Fjord, denominan al protocolo del big data "servicios con modales".

3.B2We: invertir en la experiencia del empleado

El lugar de trabajo se está consumerizando. Al igual que demandamos –y de hecho recibimos- experiencias cada vez más únicas en nuestras vidas privadas, podemos llegar a esperar el mismo nivel de servicio en el trabajo. Seamos claros: los empleados de hoy en día esperan obtener de su trabajo experiencias personalizadas, una evolución rápida y una conexión personal.

Como resultado, somos testigos del nacimiento del diseño de experiencia de empleado (EX), en el que los procesos, la estructura y la cultura en el lugar de trabajo se están reinventando a nivel organizativo. Se trata de un área sobre la que nuestros clientes cada vez tienen más curiosidad. No en vano, es la categoría de proyecto que más ha crecido en Fjord en 2015.

4.Las apps se desvanecen

Las apps tal y como las conocemos no están al borde de la extinción, pero el conexto en el que operan está cambiando de forma drástica. Las apps han llegado a un punto de inflexión en el que se ha pasado de que el usuario sea quien las controle a influir ellas proactivamente en la vida de este. Nos encontramos en plena atomización de las apps.

Las marcas atomizadas tratan sus productos y sus servicios desde un punto de vista más flexible, lo que les permite estar muy distribuidas en varias plataformas y servicios de terceros a la vez que mantienen su identidad corporativa. Trabajan en un escenario en el que las reglas sobre la imagen de marca y las estructuras corporativas tradicionales se ven desafiadas y alteradas, en el que los servicios aparecen de forma intuitiva para ofrecerse ellos mismos a los consumidores en función del momento, lugar o situación.

5.La democratización del lujo

¿Qué impresiona más, el rico de cuna o el nuevo rico? La tecnología está comenzando a cambiar la noción de ambos al abrir el mercado de los servicios de lujo a las masas. En el pasado, las experiencias muy personalizadas estaban únicamente reservadas para los más pudientes ya que podían acceder a ellas por estatus y posición económica. Pero gracias a que la tecnología digital posibilita que sean redimensionables a la vez que personalizables, los servicios "de lujo" están a disposición de las masas de una forma completamente nueva.

6.Para el pueblo: diseñando gobiernos amigables

Los gobiernos se aprovechan de lo digital y utilizan todo su potencial para encontrar la forma de cumplir mejor con su pueblo: conectar distintas comunidades en torno a una causa, afrontar asimetrías de la información o dotar de voz a los infrarrepresentados. Algunos gobiernos han avanzado mucho en su forma de pensar con respecto a la experiencia de los ciudadanos, ya que han pasado de un planteamiento único a servicios personalizados para las necesidades individuales. Incluso somos testigos de cómo arcaicas instituciones gubernamentales se echan a un lado para dejar paso a soluciones holísticas enfocadas al ciudadano. Este será el año en el que la tecnología se ponga a disposición del interés general y, lo más importante, dará paso a una nueva generación de ciudadanos.

7.Nuestra salud, la nueva divisa

El bienestar online ha alcanzado su punto de inflexión. Medir nuestro estado de salud está abriendo todo un mundo nuevo de ingresos para un beneficiario inesperado: las personas. Vivimos en una época de ingresos planos, perspectivas de trabajo inestables y gastos en asistencia sanitaria cada vez más altos. La confluencia de todos estos factores está dando lugar a un nuevo tipo de moneda, los datos sobre salud, que pueden tener valor económico. Una serie de elementos clave han provocado su surgimiento: los consumidores utilizan el seguimiento del estado de salud por ocio y como medida preventiva y aunque la innovación tecnológica ha disminuido este tipo de costes significativamente, el aumento de costes en asistencia sanitaria ha creado un momento crítico en el mercado.

8. Realidad virtual: el sueño (por fin) es real

¿Por qué no se reirá de la realidad virtual en 2016?  Se acabó concebirla como un tema de un futuro lejano, la realidad virtual (VR) hará su debut ante el público general en el 2016. No hace mucho, la VR era una tecnología tan extensa y cara que se relegó a las simulaciones de vuelos militares. Si ponemos el punto de mira en el 2016, las fuentes dicen que será un "año crítico para la realidad virtual", ya que Sony, Oculus y Samsung publicarán versiones de consumo de sus productos durante la primera mitad del año. Anunciado como el siguiente paso para los jugadores de videojuegos, Oculus Rift y los productos competidores de VR ofrecerán sus propias plataformas y accesorios. Lo creamos o no, la realidad virtual está a punto de convertirse en un gran negocio.

La VR supondrá, como es obvio, la siguiente dimensión para los videojuegos, pero son los usos inesperados por los que Fjord se siente intrigada. Desde la educación al turismo o la salud, la realidad virtual comenzará a buscar su sitio en nuestro trabajo, ocio y hogares.

9.Tachar cosas de la lista mental

"Todo era mejor cuando todo era peor" - David Sipress, humorista gráfico de The New Yorker.

Gracias a la digitalización de todo, nos encontramos ante el mercado más hiperreactivo de la historia. Las empresas ofrecen rápidamente toda un serie de productos y servicios digitales para satisfacer nuestras demandas en constante cambio como consumidores. Sin embargo, la innovación a este ritmo conlleva una consecuencia inesperada: un infinito exceso de opciones. Desde las más de un millón de apps en la Apple Store al pasillo de la leche de tu supermercado, cada aspecto de nuestras vidas nos pide hoy en día tomar una decisión.

Como resultado, a los consumidores les resulta cada vez más complejo sacar algo en claro entre tanta opción. A pesar de que tener que tomar constantemente decisiones pasa factura a nivel físico, mental y emocional, cada vez demandamos a los demás más atención, decisiones e interacciones. Una de las revelaciones más alarmantes de los últimos años es que la gente es más propensa a tomar peores decisiones, estar menos satisfecha y desconectar por completo cuando se les plantean demasiadas opciones.

Esto provoca que la gente quiera tachar cosas de su "lista mental".

10.El diseño se cuela en el corazón de las empresas

"Cuando se hace bien, el diseño se convierte en un intérprete cultural y un mediador de toda la organización" - Mauro Porcini, Chief Design Officer de PepsiCo

La duración de la vida de las empresas del S&P500 ha pasado de 67 años en la década de los 20 a solo 15 años en la actualidad. Nunca se ha sentido tanto la presión por innovar. En 2014 se invirtieron 1,6 billones de dólares en I+D en todo el mundo. A pesar de ello, hay investigaciones que demuestran que más del 85% de los productos fallan.

Por ende, hemos visto empresas que invertían directamente en incubadoras y laboratorios de innovación, de tal forma que convertían los métodos de pensamiento y resolución de problemas propios del diseño en actividades internas. Se ha convertido casi en la cuota de entrada a las industrias financieras y consultoras con las adquisiciones recientes de Adaptive Path por parte de Capital One, Spring Studio por el BBVA y DesignIt por Wipro. ¿Por qué? Es más duro que nunca marcar una diferencia sostenible solo con innovación en tecnología, o solo con innovación en el negocio. Innovar en la cultura empresarial, utilizando los métodos del diseño, es la mejor manera de diferenciarse, porque es mucho más difícil de copiar.

Nota de prensa.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir