líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Tendencias en MarketingEstatua de la Libertad, uno de los símbolos de Estados Unidos

¿Se recuperará la marca USA de sus heridas?

5 formas de devolver su antigua y refulgente gloria a la marca USA

Para recuperar su viejo esplendor, y ya con Joe Biden en calidad de nuevo "CEO", la marca USA deberá poner en práctica estos consejos.

Los últimos cuatro años con Donald Trump al frente de la Casa Blanca han cambiado sustancialmente Estados Unidos. Pero no solo ha cambiado el país, han cambiado los ciudadanos y en último término también la marca USA.

La reputación de la marca USA se han resentido de manera notable durante los últimos cuatro años. Y el nuevo ejecutivo de Joe Biden deberá trabajar duro para revitalizar una marca otrora refulgente que huy luce más bien apagada y huérfana de carisma.

Durante mucho tiempo la marca USA se ha jactado de ser una de la marcas más hercúleas y potentes sobre la faz de la tierra. Estados Unidos ha sido siempre sinónimo de libertad, optimismo, éxito y también democracia.

Poro en los últimos años la marca USA ha sufrido graves laceraciones y no tanto por las extravagancias y torpezas de quien se erigió en su máximo embajador (Donald Trump) sino por la polarización que ha emponzoñado hasta la médula a la nación que hay parapetada detrás.

El asalto al Capitolio de hace un par de semana no ha hecho sino sumir más en el fango a una marca que otrora parecía casi indestructible.

Para recuperar su viejo esplendor, y ya con Joe Biden en calidad de nuevo «CEO», la marca USA deberá poner en práctica los consejos que disecciona a continuación Christopher Wünsche en un artículo para W&V:

1. Convertir la marca en una prioridad

Joe Biden deberá comprender a la perfección la identidad de la marca USA y lo que hay alojado en sus entrañas a fin de implementar los cambios necesarios.

La marca USA debe pertrecharse de unos valores muy concretos (acaso lo que ya tenía en el pasado pero convenientemente remozados y adaptados a los tiempos que corren) y dejar clara también cuál será su posición en el mundo en los años venideros.

2. Brindar dirección e impulso a las personas que están tras la marca

Estados Unidos es a día de hoy un país profundamente dividido que debe unirse de nuevo en torno a un propósito común para emprender viaje con un destino muy claro y libre de neblina.

Por lo pronto Biden reemplazará en su web el egocéntrico e inevitablemente divisivo lema «President Trump» por un nuevo «claim» mucho más apropiado: «A presidency for all Americans».

A fin de encontrar un nuevo propósito que una a una nación con dos facciones aparentemente irreconciliables la marca USA deberá confrontar asimismo sus objetivos (su estrategia) con su propia imagen (su cultura).

El nuevo presidente de Estados Unidos deberá también sacar partido a las fortalezas de la marca USA y contemplar, por ejemplo, la diversidad como algo que hace más fuerte a la nación y no como fuente de conflicto.

Biden deberá tener además meridianamente claras las flaquezas de la marca USA y utilizar la unidad a modo de medicina. Y para ello deberá tender puentes con los que a bote pronto son sus enemigos y escuchar también a quienes abiertamente le critican.

3. Realinear el «qué» y el «cómo» de la marca

El nuevo presidente está ahora en la obligación explicar el «qué» de la marca USA a sus compatriotas y al resto del mundo.

¿Qué hace Estados Unidos para cumplir con el propósito al que rinde pleitesía? ¿Qué acciones y decisiones son adecuadas para el país? ¿Cuáles no lo son tanto?

Biden deberá además recalibrar el «cómo» de la marca USA y resucitar valores colectivos fuertemente enraizados en los ciudadanos reajustándolos de manera simultánea a la nueva situación (radicalmente distinta a la de hace cuatro años).

4. Definir una nueva promesa de marca con factor «wow»

La marca USA necesita urgentemente revestirse de una nueva promesa de marca que resuma (a ser posible con factor «wow») los propósitos y los valores que ha elegido enarbolar en la nueva era que se inicia con Joe Biden al frente.

«America first», el particular mantra de Trump, necesita ser urgentemente reemplazado por un nuevo lema suficientemente atractivo para toda la nación (tanto para los amigos como para los enemigos de Biden).

5. Vivir de acuerdo con la que dicta la identidad de marca

Joe Biden y su equipo deberán actuar en base a aquello a lo que Estados Unidos desea ser en el futuro.

A diferencia de Trump, cuya estrella polar fue siempre su recalcitrante egocentrismo, la principal preocupación de Biden debería ser la marca USA y no tanto su propia marca personal.

Biden deberá además lograr que los estadounidenses recuperen la fe la política. Y para ello deberá redefinir el rol de presidente, que deberá dejar atrás su pasado de patriarca despótico para metamorfosearse en un auténtico líder.

La marca de cerveza Pilsener ha creado palcos externos a los estadios para que los hinchas puedan revivir la experiencia del fútbol en vivoAnteriorSigueinteNetflix sumó 8,5 millones de usuarios en el cuarto trimestre del 2020

Noticias recomendadas