Tendencias

El futuro del sexo se llama Roxxxy: a ella nunca le "duele la cabeza"

sex_tech_08La tecnología ha abierto enormes oportunidades en todos los ámbitos como las comunicaciones, la educación o la sanidad y ha contribuido sin duda alguna al avance de la sociedad y a su evolución.

Sin embargo, la informática y robótica no solamente tienen aplicaciones con estos fines sino que también están muy orientados al campo del entretenimiento, y qué mejor entretenimiento hay que el sexo.

Si hace un tiempo ya hablábamos del peligro que puede suponer el avance tecnológico para la profesión más antigua del mundo, ahora la amenaza es real y tiene nombre, Roxxxy.

Se trata de una muñeca robot cuya función es la misma que la de una tradicional de plástico, pero sus características son enormemente más sofisticadas.

Y es que Roxxxy es un robot capaz de demostrarle su amor, de sentir el tacto y responder de la misma manera que lo haría un humano tanto a nivel emocional como físico.

roxxxy-012010-15

Pero además, esta muñeca podrá hacer realidad las fantasías de cualquiera al ofrecer todo un surtido de personalizaciones que van desde las medidas, el tamaño del pecho hasta el color de piel o de ojos.

Y no solo tiene una utilidad personal sino que, más pronto de lo que parece, podrían llegar a sustituir a las féminas que desnudan sus cuerpos en los clubs de striptease al postularse como una alternativa mucho más barata.

roxxxy

Y en esto del mundo del sexo, la tecnología ha dado lugar a la creación de los juguetes eróticos más curiosos, originales y sofisticados con utilidades que hacen disfrutar a los usuarios de experiencias únicas.

Un ejemplo de ello es RealTouch, un aparato de masturbación masculina que se sincroniza en tiempo real con la película porno que se está visualizando o la compañía Kiiroo que ha creado un nuevo concepto del sexo a distancia permitiendo un contacto íntimo sensitivo entre dos personas que se encuentren en distintos lugares.

Y lo mejor está todavía por llegar, pues la apuesta por la realidad virtual de compañías como Oculus Rift también se enfoca ya hacia las oportunidades que ofrece una de las industrias más rentables del mundo.

Algunois de estos proyectos pasan por productos similares a los videojuegos que permitirán tener una experiencia lo más parecida al sexo físico con quien quiera, ya sea Brad Pitt o George Clooney.

Así, los rápidos cambios tecnológicos tienen enormes oportunidades por explotar en la industria del sexo, un paso que muchos ya ven como la posible solución a las enfermedades de transmisión sexual.

Sin embargo, no todos son partidarios de este tipo de juguetes sexuales que, al fin y al cabo, siguen siendo robots y, por muy reales que puedan parecer, no hay ni rastro de las conexiones emocionales que definen las relaciones humanas.

Roxxxy se postula como de esta manera, como la amante perfecta y es que, a ella nunca le dolerá la cabeza.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir