Tendencias

El futuro del Gran Consumo depende de su capacidad de adaptación

El Gran Consumo intenta atraer a un cliente que compra cien veces menos que en 2001

Gran ConsumoLos cambios en el sector del Gran Consumo en España son evidentes, y pintan un futuro bastante oscuro. Junto a la presencia de players especializados en la venta de alimentos y bebidas por internet y el incremento de las compras online, cada vez se abren más establecimientos, gracias a la diversidad de formatos comerciales, pero los consumidores que acuden a dichos establecimientos no hace más que reducirse.

Aunque, como señala ElEconomista.es, la principal razón de la disminución del número de compradores se encuentra en los bajos índices de natalidad y el regreso de muchos inmigrantes a sus países de origen, lo que provoca una reducción demográfica, hay otra razón de peso. Los clientes ya no acuden a hacer la compra tanto como lo hacían hace tan solo unos pocos años.

Así lo señaló recientemente la consultora Kantar Worldpanel. Mientras que que en el 2001 los españoles iban 351 veces a la compra por persona, en 2017 tan solo fueron 245 veces. Por lo tanto, se ha producido una reducción de 100 veces al año en tan solo tres lustros.

Pero es que, además, una sociedad como la actual, dominada por internet, podría hacer que estos números cayesen hasta límites insospechados, haciendo que cada vez sea más complicado conquistar al consumidor, que elige los establecimientos principalmente en función de la proximidad a su lugar de residencia, a la cantidad y calidad de los productos frescos y al precio de la cesta de la compra.

Por ello, mientras cadenas de descuento como Lidl, Aldi, Dia o Mercadona han mejorado sus cuotas de mercado, impulsando el gasto de los hogares en productos de Gran Consumo un 1,3%, principalmente por la mayor demanda. Por lo tanto, cada hogar ha gastado una media de 4.190 euros en alimentación, droguería y perfumería. Esta cifra supone un aumento del 1% respecto a 2016, siendo uno de los principales catalizadores del mercado la búsqueda constante de una dieta sana.

Por todo ello, productos envasados como garbanzos, lentejas, frutos secos o zumos refrigerados han alcanzado un valor un 2,2% superior, además de los “superalimentos”, como el aguacate, el salmón, la col, el bacalao, el plátano o los huevos. Pero la alimentación ecológica también ha aumentado, concretamente un 14%, durante el pasado año.

Por su parte, el comercio electrónico consigue avanzando en el sector, aunque con lentitud. Durante el año 2017, 4,7 millones de hogares realizaron alguna compra de Gran Consumo online, aunque su cuota de productos frescos es del 1,9%.

El consumidor no renuncia a la tienda física, ya que el 92% de las compras todavía se realizan en ellas, frente al 8% que se producen online. Pero dichas tiendas necesitan reinventarse y adaptarse a la omnicanalidad, como ya están haciendo los supermercados regionales.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir