Tendencias

Los niños son un consumidor muy valioso para estas plataformas

La guerra entre las plataformas de streaming por el contenido infantil ya está aquí

La guerra entre las plataformas de streaming por el contenido infantil ya está aquíLa adquisición de la 21st Century Fox por parte de Disney se podría dar un paso más en la oculta guerra del streaming para niños, un enfrentamiento en el que estarían en juego toneladas de dinero, ya que los niños son consumidores muy valiosos. En 2015, HBO compró Sesame Street. Posteriormente, Hulu adquirió los derechos en exclusiva de Curious George y Doc McStuffins. Por su parte, Netflix tiene Moana, Beauty and the Beast, Pocahontas, Fantasía y Mulan, de Disney, además de Sing, Zootopia, Minions y Kung Fu Panda, mientras que Amazon Prime posee Daniel Tiger’s Neighborhood Thomas the Tank Engine. Además, ninguno de los servicios de streaming tiene Frozen.

Este acaparamiento es, según Mashable.com, intencionado y astuto. Por ejemplo, una vez que Game of Thrones ha terminado, los hijos de los suscriptores de HBO Now siguen viendo los episodios de Sesame Street y los suscriptores de Netflix están haciendo una transición desde House of Cards a las películas familiares, sin dejar de pagar su cuota mensual. Además, hay otro factor que, aunque no significa demasiado para los adultos, sí que es clave para los padres: el hecho de no tener anuncios. Según la American Academy of Pediatrics, los niños de menos de ocho años “están cognitiva y psicológicamente indefensos ante la publicidad”. La FTC consideró prohibir la publicidad a los menores de seis años desde finales de los años setenta, pero rechazaron la idea por ser poco práctica.

Por ello, para muchos padres es un alivio saber que su hijo está viendo su serie favorita sin ser expuestos a publicidad de comida basura, juguetes o videojuegos. Pero no solo el streaming sale ganando ante los problemas de la televisión. También les resulta más seguro que YouTube, tras el mal funcionamiento de los algoritmos dedicados a filtrar contenido infantil. Además, los niños no necesitan un catálogo realmente excesivo, ya que la mayoría ven el mismo programa una y otra vez. Por lo tanto, es entendible que los padres se aterrorizaran cuando Disney anunció que retiraría sus películas de Netflix. Disney quiere jugar con la baza de la exclusividad, como lleva haciendo durante años.

En el futuro, seguramente, se vean más conflictos sobre qué películas y programas pueden ser vistas en qué plataformas. Si Disney rechaza dejar que su contenido sea emitido por otras plataformas, tendrá que ofrecer un precio lo suficientemente bajo para resultar atractivo a unos padres que, probablemente, también paguen otras plataformas de streaming.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir