Tendencias

Las marcas necesitan combinar medición e inversión

Ha llegado el momento de que las marcas aprendan a crecer (de una vez por todas)

Septiembre ha llegado y con él es hora de volver a la realidad. Es el momento de decir adiós al verano y las vacaciones para encarar con fuerzas renovadas la recta final del año. Y por ello ponemos el foco en la situación actual de la industria publicitaria.

Nos encontramos ante un sector cuya evolución y devenir se encuentran estrechamente ligados a la economía. Un terreno que está reportando lentos crecimientos. Una fotografía a la que tenemos que sumar que los hábitos de los consumidores han cambiado.

Su atención se dirige cada vez más hacia canales y formatos en los que los que realizar una medición precisa se erige como una ardua tarea. No nos olvidamos en esta “vuelta al cole” de los acuciantes problemas con los que iniciábamos las ya lejanas vacaciones de verano: fraude, visibilidad, ad blocking y seguridad de las marcas en el entorno online.

Un telón de fondo que tenemos que traspasar para poner la atención sobre un reto muy concreto con el que se relacionan todos los puntos anteriormente expuestos. Hablamos del crecimiento de las marcas.

“Cuando los libros de Historia hablen sobre los últimos 15 años señalarán que durante este periodo las marcas se olvidaron de crecer”, explica en declaraciones recogidas por Adweek Irwin Gotlieb, presidente de GroupM.

Las compañías y sus marcas tienen tantos frentes abiertos que están apostando por poner el foco en el cortoplacismo. Un hecho que les lleva a una construcción mediocre en términos de valor de marca que acabará pasando factura a largo plazo.

Es por esto que las marcas necesitan (casi desesperadamente) entender perfectamente su entorno. Deben de ser conscientes de cuáles son las herramientas y estrategias de marketing que realmente impulsan sus negocios, sin dejar de prestar atención al avance y contratiempos de la economía.

Esta es la única vía para poder continuar con esa mentalidad cortoplacista para generar ingresos y crear valor de marca a largo plazo. Un buen ejemplo pasa por mencionar un modelo de medición de rendimiento de las estrategias de marketing en el que se combine el mercado (desde un punto de vista económico) y la atribución.

Un sistema que permite conocer en tiempo real las distintas economías en las que se puede mover su marca y actuar en consecuencia. La clave para comprender realmente el gasto que se realiza en marketing es saber dónde se puede recudir con seguridad las inversiones en medios.

Recordemos que actualmente la mayoría de las metodologías con las que trabajamos tienen un alcance limitado. No reportan una cobertura suficiente en canales clave a través de los que se mueven los nuevos consumidores por lo que no podemos conformar una imagen completa de la inversión.

Lo cierto es que estos son aspectos que suelen pasarse por alto cuando las marcas están creciendo. Gran error puesto que afloran como importantes deficiencias cuando las marcas no crecen. Lo que debe tener claro en los tiempos que corren es que medir todos y cada uno de sus pasos no es ninguna opción.

La combinación de inversión y medición son las bases para una mentalidad que verdaderamente apueste por el crecimiento. Y esta es la única forma que tienen las marcas para ganar la batalla a las economías.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir