Tendencias

La historia (desconocida) del icónico packaging de 4 grandes marcas

El packaging tiene un impacto absolutamente determinante en la manera en que el consumidor se relaciona con los productos de las marcas.

Los colores, las texturas, las fuentes tipográficas y las formas de los envases pueden cambiar la forma en que la gente siente, experimenta y hasta saborea las marcas.

En plena era digital el packaging sigue teniendo muchísimo protagonismo a la hora de conquistar el corazón del cada vez más escurridizo consumidor.

Crear envases reconocibles y amados por el consumidor no es fácil ni mucho menos. Sin embargo, algunas marcas se las ingenian para conseguirlo. Es el caso de Tiffany’s, Toblerone, Campbell’s y Kikkoman. A continuación, y de la mano de HubSpot, repasamos la historia que se esconde detrás del icónico (y casi legendario) packaging de estas cuatro marcas:

1. Tiffany’s

Desde su primera aparición en 1878, las cajas azules con lazos blancos de la marca de joyería Tiffany’s se han convertido en símbolo internacional del lujo y la sofisticación.

Pese a su minimalismo (o precisamente gracias a él), el packaging de Tiffany’s es uno de los más reconocidos y deseables del planeta.

Pero, ¿por qué Charles Lewis Tiffany, el fundador de la firma joyera, tuvo a bien decantarse en pleno siglo XIX por el azul para colorear el ya mítico packaging de la compañía? Al parecer, el bueno de Tiffany eligió este color para los envases de la marca porque las joyas confeccionadas con turquesas eran muy populares entre las mujeres (acaudaladas) de aquella época.

2. Toblerone

El chocolatero suizo Theodore Tobler se inspiró en el monte Cervino, posiblemente la montaña más famosa de los Alpes, para dar forma en 1906 a sus hoy famosísimas barritas de chocolate con miel y “nougat” de almendras.

Sin embargo, esta es sólo una de las teorías que explica la característica forma triangular de la marca chocolatera de origen suizo. Una teoría alternativa, bastante más picante, atribuye el origen del packaging de Toblerone a la asistencia de su fundador, Theodore Tobler, a un espectáculo del célebre cabaret parisino “Folies Bergères”.

Al parecer, el show que tantísimo impresionó a Tobler concluía con varias bailarinas formando una suerte de pirámide humana. Según los vástagos del chocolatero helvético, fue este espectacular final acrobático la verdadera inspiración del famoso packaging de Toblerone.

3. Campbell’s

Los emblemáticos envases de sopa de tomate Campbell’s que Andy Warhol inmortalizó en su día a través del pop art no fueron siempre rojos y blancos. De hecho, cuando la popular sopa condensada vio la luz en el año 1897, las latas lucían etiquetas de color azul y naranja.

Campbell’s decidió cambiar el color de las etiquetas de su sopa de tomate por culpa de un partido de fútbol. En 1898 Herberton L. Williams, el tesorero de la compañía por aquella época, asistió un partido de fútbol que enfrentó en el terreno de juego a la Universidad de Pennsylvania y a la de Cornell.

A Williams le llamaron tantísimo la atención los uniformes rojos y blancos del equipo de Cornell que convenció a Campbell's de cambiar los colores del packaging de su sopa de tomate.

4. Kikkoman

Pese a su moderna apariencia, lo cierto es que el envase de la salsa de soja Kikkoman lleva entre nosotros más de 60 años. El cerebro detrás de este característico packaging es Kenji Ekuan, un diseñador industrial japonés que consagró su vida profesional a crear cosas útiles y positivas después de ser testigo de los bombardeos en Hiroshima, donde perdió a su hermana y a su padre.

Inspirándose en la simplicidad y la elegancia del diseño japonés tradicional, Ekuan y su equipo crearon más de 100 prototipos de envases para la salsa de soja Kikkoman antes de dar forma a la botella que hoy todos conocemos, cuyo diseño recuerda a una tetera invertida.

Te recomendamos

Carat

FOA

A3media

Outbrain

Podcast

Compartir