Tendencias en Marketing

¿Es el teletrabajo cosa de hombres?

Ellos teletrabajan más que ellas: ¿azuza el "home office" trasnochados clichés de género?

El 21% de los hombres se beneficia del "home office", una proporción que se reduce a apenas el 9% en el caso de las mujeres.

teletrabajoEl ubico teletrabajo, ese que se ha convertido en la norma para muchos empleados en la nueva era del coronavirus, podría acabar trocándose en un inesperado aliado a los clichés de género más ultramontanos. Y es que hombres y mujeres se benefician de manera muy diferente de la digitalización, lo cual afecta de manera muy acusada tanto a su vida personal como a su vida laboral. Así se desprende al menos de un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por D21 Initiative e ITM.

De acuerdo con el informe, los hombres hacen uso de la red de redes, los dispositivos tecnológicos y las apps para el móvil y para el ordenador de manera más frecuente y más intensa que las féminas.

Los hombres están además más abiertos a las innovaciones de naturaleza tecnológica y están más interesados que ellas en expandir sus conocimientos en esta área. Solo en el caso de las personas provistas de estudios superiores las mujeres llevan la delantera a los hombres a este respecto (aunque solo ligerísimamente).

Las mujeres utilizan además internet y los dispositivos electrónicos de manera notablemente diferente a los hombres. Ellas desean que de las tecnologías emanen beneficios inmediatos que pueden integrarse fácilmente en su vida cotidiana. Y ellos muestran en términos generales un mayor interés por la digitalización y disfrutan más a menudo que ellas de sus ventajas en el entorno laboral.

Cuando hay niños en casa, las diferencia entre hombres y mujeres se vuelven aún más pronunciadas. En las generaciones más jóvenes las diferencias son relativamente pequeñas, pero la brecha tiende a hacerse muchísimo más amplia en las generaciones más talludas.

Ellos sacan mayor tajada del teletrabajo que ellas

En el trabajo hombres y mujeres sacan tajada de manera radicalmente distintas a los beneficios solapadas a la digitalización. El 21% de los hombres se beneficia del "home office", una proporción que se reduce a apenas el 9% en el caso de las mujeres.

Y si fijamos la mirada única y exclusivamente en profesionales que trabajan en oficinas, la proporción es de un 39% en el caso de los hombres y el 18% en el caso de las féminas.

Las diferencias despliegan aún más las alas en los hogares con menores de 18 años contribuyendo así (al menos de manera potencial) a la perpetuación de los tradicionales roles de género.

En los hogares con niños de menos de 18 años el 26% de los hombres teletrabaja, pero solo el 10% de las mujeres hace lo propio. Del informe se infiere además que los trabajadores con empleos a tiempo parcial (que desempeñan muy a menudo la mujeres con hijos) se benefician menos del "home office" que quienes trabajan a jornada completa.

Por otra parte, el tiempo que hombres y mujeres ahorran desplazándose de casa al trabajo y viceversa es utilizado de manera radicalmente distinta en uno y otro género. El 29% de las mujeres con y sin hijos aprovecha ese tiempo para mejorar la calidad de su trabajo. Esta proporción pega una zancada hasta alcanzar el 37% en el caso de los hombres sin hijos y el 45% en el caso de los hombres con progenie en casa.

"Los hombres aprovechan el tiempo que ahorran en los desplazamientos para trabajar más, mientras que las mujeres utilizan más a menudo ese tiempo para volcarse en tareas domésticas y en el cuidado de su familia", explica Hannes Schwaderer, presidente de D21 Initiative.

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Dendary

Smartclip

Atresmedia

Compartir