líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Tendencias en Marketing

Teletrabajar es bueno para el medio ambiente

El "home office", un saludable balón de oxígeno para el vapuleado medio ambiente

Las emisiones de CO2 podrían reducirse ostensiblemente si el 40% de la gente se acogiera a la fórmula del "home office" al menos dos veces por semana.

home office

Autor de la imagen: Gaspart

El teletrabajo, ese que para muchas empresas era absolutamente impensable antes de la entrada en escena del coronavirus, se ha convertido en la norma para muchos trabajadores.

La oficina ha cogido sus bártulos para mudarse al hogar y parece que no estamos ante una moda puntual sino ante una tendencia con vocación de apalancarse durante mucho tiempo en el mercado laboral.

Aunque no todo es de color de rosa en el «home office» (que se traducido al parecer en la multiplicación de las horas extra durante los últimos meses), a él solapada hay una ventaja que a bote pronto absolutamente inapelable: los beneficios que procura al medio ambiente.

Según un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por el «think tank» IZT y Greenpeace, las emisiones de CO2 podrían reducirse 5,6 millones de toneladas cada año asumiendo que el 40% de la gente trabajase desde casa al menos dos días a la semana.

Esta cifra es el equivalente al 18% de todas las emisiones provocadas por los desplazamientos de casa al trabajo y viceversa.

El teletrabajo tiene un efecto balsámico en el maltratado medio ambiente

Alemania en particular emitió casi 860 millones de toneladas de gases de efecto invernadero en 2018. Y el ahorro de 5,4 millones de toneladas de CO2 mediante el teletrabajo correspondería aproximadamente al 0,6% de las emisiones anuales de CO2 en el país teutón.

En 2018 el transporte fue responsable de más del 19% de las emisiones de efecto invernadero en tierras germanas.

«En los últimos meses ha quedado demostrado que muchos trabajos pueden desempeñarse perfectamente desde casa», explica Benjain Stephan, portavoz de Greenpeace. En este sentido, el Gobierno y las empresas «deberían promover de manera activa el teletrabajo, puesto que el ‘home office’ protege el clima, alivia el tráfico y proporciona a los trabajadores más tiempo y flexibilidad«, enfatiza Stephan.

Antes de la pandemia solo el 13% de la gente practicaba el «home office», una proporción que ha escalado hasta el 25% en la última primavera.

Si el 40% de la población activa trabajara desde casa dos días a la semana, se ahorrarían 35 millones de kilómetros en desplazamientos del hogar al puesto de trabajo, lo que supondría una notable descarga para las carreteras, en particular en hora punta.

Greenpeace insiste además en la necesidad de invertir más agresivamente en la expansión de las opciones de transporte público a disposición de los trabajadores.

El coronavirus provoca un hundimiento histórico en las ventas mundiales de smartphonesAnteriorSigueinteTikTok habría puesto ojitos a Netflix de cara a la eventual compra de su negocio en EE.UU.

Noticias recomendadas