Tendencias Es hora de que los millennials ahuequen el ala, ha llegado la Generación C

millennialsLos millennials roban el tiempo, el sueño y la cartera a los marketeros, que parecen haber decidido jugárselo todo a la carta de la Generación del Milenio e ignorar a todos aquellos consumidores ajenos al universo millennial.

¿El problema? Que el concepto de millennial es demasiado reduccionista y hace perder (más que ganar) oportunidades a los marketeros.

Las marcas necesitan mirar más allá de los millennials e rendir pleitesía a una generación distinta: la Generación C.

Pero, ¿cómo es la Generación C? ¿Por qué deben los marketeros postrarse a los pies de esta generación? Ryan Holmes, CEO de Hootsuite, resuelve en un artículo publicado en Inc. las principales incógnitas sobre la Generación C, aquella que hará morder el polvo, por fin, a los millennials:

¿Qué es la Generación C?
Hace ya unos cuantos años el analista digital Brian Solis definió a la Generación C como aquella integrada por los denominados “consumidores conectados”, aquellos que, independientemente de su edad, han encontrado en la red de redes (y en las tecnologías aledañas) su segunda casa.

¿Qué grupos de edad están dentro de la Generación C?
A diferencia de la Generación del Milenio, la Generación C no es grupo de edad, es sobre todo y ante todo una mentalidad, una actitud. No hay que haber nacido en una determinada fecha para pertenecer al (nada selecto) club de la Generación C. En esta generación tienen cabida tanto los adolescentes de 15 años como los ancianos de 85. A los miembros de la Generación C tampoco les define un estatus socioeconómico concreto, una raza determinada o cualquier otro rasgo demográfico tradicional. Los miembros de la Generación C no son necesariamente ricos ni pobres, ni urbanos ni suburbanos. Lo que de verdad define a la Generación C es su conectividad. Y sus miembros no se limitan a pasar tiempo en la red de redes, participan también activamente en las comunidades nacidas al calor de internet, no sólo consumen contenido, también lo crean, no se sientan a contemplar lo que hay a su alrededor y buscan activamente la interacción y la colaboración. La Generación C comparte en realidad muchísimos rasgos con la Generación del Milenio, pero es más abierta y no es tan simplista como para discriminar al consumidor única y exclusivamente por su edad.

¿Cómo interactúa la Generación C con el mundo?
La Generación C habita en los medios digitales. Para sus miembros la televisión, la prensa y la radio son sólo medios secundarios. Los consumidores adscritos a esta generación se mueven sin ningún tipo de fisura del smartphone al tablet y del tablet al portátil (y viceversa). La Generación C está permanentemente conectada a la red de redes y utiliza los múltiples gadgets tecnológicos que tiene en propiedad como herramientas de participación, no como simples herramientas de consumo pasivo. Responder e interactuar con el contenido (y también crearlo) es para la Generación C tan importante o más que consumirlo.

¿Cuál es la clave para conectar con la Generación C?
Los miembros de la Generación C tienen alergia a la publicidad venida de los medios convencionales y también a aquella que, aun viniendo de la red de redes, es deliberadamente tradicional (hablamos fundamentalmente de publicidad display). En lo que de verdad confían los miembros de la Generación C es en el contenido compartido a través de las redes sociales. Por eso, el word of mouth, el influencer marketing y también los “memes” son ingredientes absolutamente necesarios para conectar con esta esta generación, que se relame de gusto con el contenido “click-worthy”.

¿Cómo de grande es la Generación C?
Hace poco más de una década la proporción de consumidores adscritos a la Generación C era pequeñísima. En los tiempos que corren esa proporción es, sin embargo, mucho más vasta. Los dispositivos móviles y el internet de alta velocidad han cambiado por completo el paisaje. Lo cierto es que actualmente la Generación C está en todas partes. Muchísimos millennials pertenecen a esta generación, pero también muchos miembros de la Generación X, por no hablar de los “baby boomers”, que no están ni muchísimo menos reñidos con la Generación C (pese a lo que creen algunos). La transformación digital ha echado abajo las tradicionales barreras demográficas y que las marcas sigan definiendo al consumidor utilizando parámetros estrictamente demográficos es tan reduccionista como descabellado.

Te recomendamos
En otras webs

UPSOCL

atresmedia concesionario

Smile Festival

DLD 2017

Compartir