líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

OMR: de la cacareada igualdad de género se habla por los codos (pero se hace poco)

Tendencias en MarketingHay mucho que avanzar en lo referente a la igualdad de género

Por qué para florecer la igualdad de género necesita hechos y no tanto palabras

OMR: de la cacareada igualdad de género se habla por los codos (pero se hace poco)

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Hay aún mucho por hacer en la promoción de la igualdad de género, en el desmantelamiento de "role models" apolillados y en el impulso del empoderamiento femenino.

En un evento de la envergadura de Online Marketing Rockstars (OMR), que echó a andar ayer en Hamburgo, uno esperaría toparse de bruces con masas heterogéneas completamente emancipadas de los clichés de género. Sin embargo, las ponencias celebradas ayer al calor del escenario 50:50 en el festival pintaron un escenario bien distinto (y bastante más lóbrego). Y es que en el ámbito de la igualdad de género queda aún mucho por hacer.

«Estamos aún lejos de conseguir una proporción de 50:50 en OMR», confesa ayer Kira Schubert, managing director de OMR. Así y todo, «nuestra misión es trabajar en ello», enfatiza. Para discutir sobre la igualdad y la justicia de género se ha creado precisamente el escenario 50:50 en OMR.

Al escenario se subió continuación Alisa Jahnke, fundadora de Purelei, y lo hizo para poner sobre la mesa de el asunto (inevitablemente peliagudo) de compaginar el trabajo con el cuidado de los niños. A su juicio, ninguna mujer debería elegir entre su trabajo y su prole. «Desafortunadamente aún pensamos en ‘role models’ (y poco más) en lo relativo a este asunto», dijo Jahnke. La fundadora de Purelei se muestra en todo caso orgullosa de haber podido crear visibilidad en torno a este tema.

«Lo más importante debería ser que las mujeres sean dueñas de la confianza suficiente para hablar libremente con su empleador sobre su planificación familiar», enfatizó. Sin embargo, por su propia experiencia sabe que este tema es absolutamente tabú para buena parte de los empleadores. «Es hora de cambiar las cosas de manera urgente a este respecto», recalcó Jahnke.

La igualdad de género debe estar más apuntalada en las acciones que en las palabras

Más allá de agasajar a las féminas con flexibilidad en sus horarios laborales y la posibilidad de trabajar desde casa, Jahnke cree que las empresas deberían tratar de responder adecuadamente a las necesidades individuales de sus empleados (independientemente de su género).

En el escenario de 50:50 tomó parte asimismo la modelo y empresaria alemana Sara Nuru, a quien le provoca una honda zozobra desde hace años la brecha salarial entre hombres y mujeres. A Nuru le cambió la vida proclamarse ganadora del concurso «Germany’s Next Top Model» en 2009. «De repente comencé a ganar dinero por encima de la media, pero aun así la felicidad me era esquiva», confesó. A la edad de 19 años Nuru sufrió una crisis identidad como consecuencia de la vida lujosa que tenía frente a sí y decidió consagrarse a la organización humanitaria «Mensechen für Menschen». Además, hace unos años Nuru inauguró junto a su hermana un negocio enfocado a procurar soporte a las mujeres etíopes.

El eje central de la empresa de Sara Nuru, Nuru Coffee, es reducir la dependencia de las mujeres que forman parte de la cadena de producción del café, copada mayoritariamente por hombres. «En la negociación de los precios no se tiene en cuenta a las mujeres, en parte porque ellas tienen menos acceso a la educación que ellos», denuncia Nuru.

Nuru quiere poner gradualmente remedio a esta situación donando el 50% de los beneficios de su compañía a la asociación Nuru Women y apoyándose en los microcréditos para animar a las féminas a explotar su potencial individual.

De las ponencias celebradas ayer al calor de 50:50 se colige que hay aún mucho por hacer en la promoción de la igualdad de género, en el desmantelamiento de «role models» apolillados y en el impulso real (y libre de fricciones) del empoderamiento femenino.

 

"Las redes sociales están sobrevaloradas. Las marcas están tirando el dinero", Agustín MedinaAnteriorSigueinteNetflix despide a 150 empleados tras sufrir una "sangría" en su número de suscriptores

Contenido patrocinado