líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Tendencias en Marketing

Diferenciando entre jefe, mánager y líder

Jefe, mánager y líder: 3 falsos "trillizos" que todo el mundo confunde

Pese a que los conceptos de jefe, mánager y líder son a ojos de muchos totalmente intercambiables entre sí, lo cierto están impregnados de no pocas diferencias.

jefesEscalar en la escalera corporativa hasta alcanzar un puesto en el que tengamos que supervisar el trabajo de los demás es síntoma de éxito profesional. Significa que hemos alcanzado el estatus de directivo (con mayor o menor rango) y ello representa para mucha gente el epítome del éxito en términos laborales.

Al atrapar este rango emerge, sin embargo, una pregunta: ¿qué tipo de estilo queremos desplegar a la hora de interactuar con el equipo que tenemos a nuestro cargo?

Hay básicamente tres formas de interactuar con equipos de trabajo cuando ejercemos una posición de mando: ser jefe, asumir el papel de mánager o meternos en la piel de un líder.

Pese a que a ojos de mucha gente estos tres conceptos son totalmente intercambiables entre sí, lo cierto es que están lastrados por no pocas diferencias. Inc. desmenuza a continuación esas diferencias:

1. Jefe

El concepto de jefe está a menudo contaminado de connotaciones negativas. El papel interpretado por Steve Carell en la popular serie de televisión The Office infligió definitivamente un daño irreparable en la reputación de los jefes en todos los rincones del planeta.

Cuando tratamos de imaginar a un jefe, inmediatamente acude a nuestra mente la imagen del alguien extraordinariamente agresivo en el reparto de órdenes (que no admiten para él ningún tipo de discusión).

Un jefe se aproxima habitualmente a la comunicación con sus subordinados de manera unidireccional: de abajo hacia arriba.

Quienes trabajan a las órdenes de un jefe se limitan a agachar la cabeza y a actuar conforme a lo que se les ha dicho (so pena de meterse en problemas).

El poder de naturaleza formal es la principal herramienta en la que se apoya un jefe en el ejercicio de su labor. Y lo cierto es que meterse en este papel puede resultar efectivo en ciertas ocasiones, pero hacerlo en todas las circunstancias (sin excepción) no es en modo alguno lo más eficaz y mina la moral del equipo.

2. Mánager

Un mánager es alguien que guía y dirige a la gente para poner resultados óptimos sobre la mesa. Su auténtica obsesión es eliminar los obstáculos que se interponen el camino hacia el éxito de las personas su cargo.

A diferencia del jefe, el mánager está dispuesto a discutir con sus subalternos sobre la mejor manera de abordar un problema. Aun así, está tan concentrado en el aquí y el ahora que el mánager adolece generalmente de visión para guiar al equipo hacia el futuro (que no es capaz de atisbar de manera meridianamente clara).

De todos modos, e incluso con esta limitación, pensar y actuar como un mánager es sumamente valioso para las organizaciones (en particular a las más grandes donde es necesario movilizar equipos de gran tamaño).

3. Líder

Una líder es aquel que lleva a un equipo (y también quizás a una organización en su conjunto) a lo más alto.

Los líderes son excepcionales inspirando a los trabajadores a la hora de cumplir determinados objetivos futuros y haciéndoles entender la manera en que tales objetivos les competen a nivel personal.

Un líder se toma además la molestia de construir el mejor equipo y rodearse del mejor talento (de «números uno»).

El líder decide qué trabajo necesita ser acometido y delega a continuación en el mánager para decidir cómo debe ser abordada la ejecución del trabajo pendiente.

Lidl, Carrefour y DIA lideran la inversión publicitaria digital en España en la categoría Gran DistribuciónAnteriorSigueinteCómo afectan los videojuegos en las familias se da respuesta en este documental de Movistar

Noticias recomendadas