Tendencias

LA ABOGACÍA APRENDE A VENDERSE

El marketing jurídico en España está todavía en pañales. Desde el año 2000 se ha empezado a tomar más en serio por parte de los bufetes y han ido incorporando departamentos especializados para ocuparse de estas funciones.

En Estados Unidos cualquier sector del mercado tiene su propio encargado de marketing y la abogacía no es una excepción. En 1977, el Tribunal Supremo estadounidense dictaminó la obligatoriedad de retirar las limitaciones publicitarias de los códigos colegiales. Ocurrió en el caso John Bantes y Van O´Steen y supuso al sector la posibilidad de poder anunciarse.

En el resto de Europa sucedió de manera más tardía, en los años noventa, como señaló Marisa Méndez, consultora y profesora del IE Law School a Expansión, cuando comenzaron “Reino Unido y Alemania a crear departamentos exclusivos de marketing y publicidad”.

Hoy, se está pasando de lo que Méndez denomina “marketing de colores” al “marketing integral”. El primero se refiere a la creación de una imagen para el despacho de abogados, es decir, hacer un logo y conseguir una imagen de marca visual atrayente, mientras que el concepto integral tiene relación con la planificación estratégica para ampliar y desarrollar el negocio.

Para Méndez, su asentamiento “marcará cada vez más las diferencias entre los distintos bufetes”. Y la consecución del éxito por parte de los despachos de abogados pasará por estrechar lazos entre los responsables de marketing y la dirección.

La persona encargada de cubrir estas funciones debe de ser capaz de “focalizar las técnicas marketinianas por áreas jurídicas o sectoriales, o bien por acciones concretas en el ámbito de la comunicación”. Estas fueron algunas de las claves que la consultora dio a Epansión.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir