Tendencias

Según los datos aportados por Acierto.com

La compra online llegó a registrar picos de crecimiento del 145% durante el mes de marzo

La compra online, tanto para supermercado como para otros productos, se ha generalizado como una práctica extendida por el confinamiento, que también ha modificado nuestro consumo de entretenimiento y energía

Hace ya varias semanas que el Gobierno declaró en toda España el Estado de Alarma, que ha obligado al confinamiento prácticamente permanente de la población en sus domicilios, todo con el objetivo de frenar la crisis sanitaria del coronavirus. De este modo, este aislamiento necesario pero extraordinario ha alterado tanto nuestros hábitos cotidianos en muchos ámbitos, como nuestra manera de consumir, lo que ha llevado al portal Acierto.com a analizar cuáles han sido estos cambios, y cómo han afectado al bolsillo de la ciudadanía.

Como norma fundamental y generalizada, nuestra cesta de la compra ha cambiado acorde a las necesidades específicas de los consumidores. Aunque inicialmente las preferencias iban orientadas a los productos de primera necesidad, el carrito de la compra ha empezado a llenarse poco a poco de productos más accesorios, productos de “capricho”. Esto ha provocado un aumento de las ventas de la harina y los productos para repostería del 60%, por ejemplo, así como de la cerveza (45%) y los aperitivos (44%).

Independientemente, los datos van más allá de esta compra capricho y revelan la creciente preocupación por el estado en que quedará la economía tras esta situación. De hecho, 9 de cada 10 españoles sufre cierta incertidumbre sobre cómo quedarán las empresas y el paro tras la crisis sanitaria. En España, sin ir más lejos, se estima que desaparezcan más de 300.000 puestos de trabajo este año como consecuencia directa del coronavirus.

Todos estos factores han modificado de igual manera el modo en que hacemos la compra, más allá del mero hecho de tener que mantener la distancia social. Muchos consumidores han optado por hacer la compra online, por ejemplo, en las páginas web de los supermercados, hasta el punto de que Acierto.com ha detectado un incremento de este tipo de búsquedas superior al 800% en algunos casos, especialmente a finales de marzo.

Tal ha llegado a ser la demanda, a grandes rasgos, que se ha llegado a registrar picos de ventas cercanos al 145%, aunque la media de crecimiento del mercado ronde permanentemente el 80%. Esta alta demanda ha forzado a las cadenas de suministros a reforzar sus servicios a domicilio para dar una respuesta eficiente a este nuevo patrón de consumo, que ha saturado sus listas de espera y ha retrasado las listas de entrega semanas enteras.

Por otro lado, el tráfico web en general ha crecido más del 40%, sobre todo por estos nuevos impulsos de consumo, y por influencia del teletrabajo. Al final, esto se ha traducido, entre otras cosas, en un incremento de las ventas online del 55%. No obstante, esta escalada ha sido desigual para todos los productos, pues destacan, por ejemplo, los relacionados con la práctica deportiva, que ha crecido casi un 200%. En este caso concreto, la venta de esterillas (147%) y de bicicletas estáticas (450%), ideales para hacer ejercicio desde casa han crecido de forma imparable, y se han agotado en muchas superficies.

Otros productos registran cifras de venta parecidas, los juegos de mesa (más de un 30%), los videojuegos (142%), las suscripciones a servicios de streaming (con aumentos de hasta el 79%), los productos farmacéuticos (30%), y el mobiliario (130%). Como era de esperar, también se han incrementado exponencialmente las búsquedas online para comprar mascarillas que nos protejan contra el coronavirus. Y hasta los ratones para ordenador y monitores externos (que han sufrido un aumento del 84% y el 105% respectivamente). No ha ocurrido lo mismo con el sector de la moda ni con el del entretenimiento offline, sin embargo. Solo durante el mes de marzo las plataformas y apps de venta de entradas y espectáculos sufrieron una caída del 55%. Respecto al retail, ha experimentado un declive del 70%.

Por otra parte, aunque no podamos salir de tapas ni acudir a restaurantes, los españoles no hemos renunciado a comer “fuera de casa”. En concreto, y en algunas franjas horarias (por la mañana), se pide hasta siete veces más comida a domicilio que habitualmente. El incremento por la tarde es casi del 50%, algo que no debe extrañarnos si tenemos en cuenta que los españoles gastan 1.900 euros al año en bares y restaurantes, y que el delivery se ha disparado durante los últimos años hasta un 20% (sus cifras de facturación superan los 600 millones de euros anuales).

El consumo energético global, por su parte, ha descendido notablemente, fruto de la paralización de parte de la industria, pero no lo ha hecho así el de los hogares. Según las estimaciones de Acierto.com, sufriremos un encarecimiento del recibo que rondará entre los 15 y 30 euros. Aquí entran en juego el uso del horno, el microondas, la vitrocerámica, la televisión y otros aparatos electrónicos como las videoconsolas y ordenadores. En el lado contrario encontramos el consumo de gasolina, que se ha reducido un 82%.

Más allá de lo comentado y dada la preocupación económica actual, el comparador de seguros acierto.com estima que la interrupción provocada por la pandemia de CoVid-19 nos convertirá en consumidores más prudentes y cautelosos. Un comportamiento que ya venía reflejándose anteriormente en algunos sectores. Tal es así, que datos anteriores a la pandemia revelaban que hasta el 93% de los consumidores compara antes de comprar online. La tendencia, además, obligará a las empresas a reinventarse y a repensar sus modelos de negocio para sobrevivir en un mundo cada vez más digitalizado y dar respuesta a las nuevas necesidades del consumidor.

Te recomendamos

EVO Banco

LIVE MD SUMMER

A3Media

Podcast

Compartir