Tendencias

La gamificación en los Contact Center 

teleoperadores imagenLa introducción de dinámicas lúdicas en los espacios de trabajo está en auge. Huir de la rutina, animar el trabajo del día a día y fomentar la creatividad y el buen ambiente en una empresa, son los objetivos de la gamificación dentro de las compañías. En cuanto a los Contact Center, la automatización de los procesos puede llegar a hacer de nuestro trabajo algo rutinario.  

Además de romper con la monotonía, la gamificación logra que seamos más eficientes en nuestro trabajo. Es algo demostrado que la motivación que da el juego ayuda a valorar el esfuerzo en el trabajo y fomenta la productividad. Lo cierto es que, estas motivaciones no solo pueden reportar beneficios a nivel interno, sino también de cara a los clientes.

La utilización de estas técnicas es cada vez más común pero aún existen, hoy en día, algunas reticencias a introducirlas. ¿Por qué?, pues porque quizá las empresas todavía conciben el juego como algo poco serio para la labor empresarial, algo infantil. Esta infantilización del concepto también puede restarle importancia y dar fuerza a la creencia de que, invertir tiempo en estas actividades, es improductivo.

Las empresas que quieran introducir la gamificación como una forma de motivación, deben concienciar a sus empleados en que el juego forma parte del ser humano, sea cual sea su edad, y que proporciona valores importantes como el trabajo en equipo, el compañerismo o el esfuerzo. Esta estrategia de gamificación debe estar incluida en el plan de motivación previo (si lo hubiera) de la empresa. Es una forma más de motivar a nuestros empleados, pero no debe ser la única.

Para que tengan éxito entre la plantilla, las dinámicas lúdicas deben ser voluntarias. La obligación no gusta a nadie y rechazar participar desde el principio será contraproducente. También se debe relacionar el juego con los objetivos laborales. El jugar no tiene sentido en una empresa si no ponemos metas profesionales en él. Pero éstas, eso sí, deben adecuarse a la realidad y no ser demasiado complicadas de cumplir. Se deben establecer, de una manera clara, los incentivos que se van a dar a los trabajadores. Esta es la principal motivación de los participantes, por lo que tiene mucha importancia. Aun así, estos incentivos no deben ser rígidos, y es recomendable cambiarlos cada cierto tiempo para no caer en la rutina. Además, se deben diferenciar unos incentivos de otros, dependiendo del cargo y la motivación de los participantes.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir