Tendencias

LA GLOBALIZACIÓN Y EL ESTILO DE VIDA INFORMAL CAMBIAN LAS LEYES DEL MERCADO DEL LUJO

El mercado del lujo se encuentra en una fase de reestructuración, debido a la globalización y a los cambios que se están operando en el público demandante, tal y como informa el diario Expansión. Las distintas compañías dedicadas a los productos de lujo no saben cómo encarar estos cambios ya que se encuentran ante un público cada vez más joven, que demanda no sólo exclusividad, sino también informalidad.

Para Albert Pujol, presidente ejecutivo de Loewe, la causa principal por la que un cliente adquiere un producto de lujo es “la pasión por la calidad y provocar un sentimiento especial de obtener una pieza única”. El problema que el ejecutivo ve en las diferentes marcas del lujo es la poca capacidad de renovación que éstas tienen. “Deberíamos abrir la mente y ver hasta dónde podemos llegar”.

Otro de los puntos que Pujol discute es el precio exacerbado que algunas empresas ponen a sus productos. “Las firmas deben ser honestas, ya que el lujo no equivale siempre a un precio excesivamente elevado, sino a su valor”.

Por otro lado, Dragana Zivkovic, responsable de marketing de Royal Crown Motors y distribuidora oficial de las conocidas marcas automovilísticas Rolls Royce, Bugatti y Bentley en España, opina que para que un producto sea considerado de lujo en el mercado es necesario que sea “caro, de calidad, exclusivo y atemporal” y en el caso concreto del sector del automóvil, se debe añadir además la cuestión del “confort”.

Además, según Zivkovic, si se quiere ser verdaderamente competitivo en esta industria, lo que debe de buscarse es que el producto esté completamente conectado con los gustos del consumidor de una manera personalizada.

El mercado del lujo según el país
Dependiendo de la procedencia del consumidor de productos exclusivos, su pretensión varía. Existen mercados más maduros, como lo son Europa o Japón, en los que lo que prima es la personalización del producto. Los clientes de este mercado son maduros.

Por otra parte, los clientes del lujo de los países que están resurgiendo, como China o India, se diferencian en que buscan diferenciarse del resto de sus compatriotas adquiriendo este tipo de productos.

España se encuentra dentro de la órbita europea, pero, según Carmen Sáenz, directora de marketing de Cartier, es el mercado “menos maduro” de la UE, debido a que ha tenido que “transformarse rápidamente en estos últimos diez años”. Respecto a lo que busca el público español del lujo, Belén Viloria, responsable de marketing de Gestair, lo resume en que “el lujo tiene que ver más con el tiempo y la calidad de vida”.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir