Tendencias

La "guerra del azúcar" de las autoridades catalanas enfurece a consumidores y fabricantes

Estos últimos días no se ha hablado de otra cosa y es que, el nuevo impuesto catalán sobre las bebidas azucaradas ha sido enormemente criticado tanto por fabricantes como por consumidores.

Aunque se trata de un gravamen que el gobierno central ya había sopesado instalar en todo el territorio, ha sido la Generalitat la que se ha adelantado imponiendo desde este 1 de mayo un aumento del precio de este tipo de bebidas de 0,08 euros por litro en aquellas que contengan entre 5 y 8 gramos de azúcar por cada 100 mililitros y 0,12 en las que sobrepasen esta cantidad.

La medida, que según el gobierno catalán se debe a un intento por reducir el consumo de estos productos azucarados entre la población, repercute principalmente sobre los consumidores que verán encarecido el ticket en los bares cuando consuman zumos o refrescos y no se descarta que se extienda, en un futuro, a otros productos con altos niveles de azúcar más allá de las bebidas.

Y la polémica no se ha hecho esperar pues, la mayoría consideran que este impuesto lejos de velar por la salud de los consumidores, responde más bien al afán recaudatorio de las autoridades catalanas que estiman unos ingresos de hasta 30 millones de euros a raíz de esta nueva imposición.

Son muchos los que ya se han pronunciado en contra de esta norma asegurando que los propios consumidores son los responsables de su alimentación y que para salvaguardar la salud pública existen otras medidas más efectivas que las económicas.

De esta manera, Cataluña se suma a la iniciativa de países como Francia, Italia, México o Reino Unido en donde ya existen legislaciones similares en la que ya se denomina como "la guerra del azúcar".

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir