líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El sector logístico ha estado funcionando durante todo el confinamiento a pleno rendimiento

La logística y la distribución, actividades esenciales

A pesar del cese de la actividad de muchos sectores en estos días, otros, como el de la logística, han continuado en marcha para dar servicio a farmacias y supermercados, principalmente.

logistica

Al comenzar este 2020 eran pocos los que esperaban que una pandemia global pusiera en jaque a toda la sociedad y nos obligara a repensar cómo nos relacionamos entre nosotros, así como con la economía y la industria. La virulencia de la COVID-19 ha hecho que la pandemia tenga consecuencias en todos los sectores y ha propiciado que gobiernos y administraciones en todo el mundo tomen medidas que van desde las más laxas como el distanciamiento social y las medidas de higiene y desinfección a los cierres totales y cese de la actividad.

En el caso de España, una de las primeras medidas tomadas por el gobierno fue la de cesar toda aquella actividad que no tuviera carácter esencial durante un período de casi dos semanas entre marzo y abril. La medida, clave para «frenar la curva» de contagios y evitar, por tanto, el colapso de hospitales en todo el país, en combinación con otras como el cierre de colegios y comercios o el aislamiento en el hogar, permitió sin duda una ligera mejora de la situación a la que aún nos enfrentamos. La actividad en multitud de sectores frenó por completo, pero otros como el de la logística continuaron en marcha. ¿Por qué?

Actividades esenciales: la logística

Entre las actividades esenciales, la logística y la distribución destacan por ser cuestiones básicas para el funcionamiento de, entre otros, el comercio de alimentación y las farmacias, establecimientos más que básicos en esta situación. Con los supermercados y las farmacias a pleno rendimiento —aunque con horarios reducidos y medidas de seguridad—, es esencial que la distribución continúe funcionando como hasta ahora, e incluso optimizándose más aún si cabe.

Logística ecommerce, un caso especial

El comercio electrónico ha quedado excluido de la lista de actividades restringidas. Esta disposición fue en parte una medida de protección para que multitud de compañías pudieran seguir facturando durante el tiempo que dure esta situación tan difícil para la economía. Los ecommerce han podido seguir vendiendo, evitando en muchos casos el cierre parcial o total, o incluso consecuencias peores como una posible quiebra. La logística ecommerce, en tanto que complementaria al resto de actividades logísticas, ha continuado en funcionamiento en todo el país.

El caso de Directia

Directia, la unidad de negocio de Mediapost especializada en soluciones logísticas, como compañía proveedora para diferentes sectores y actividades, tras aplicar medidas de seguridad para proteger la salud de sus empleados y la higiene de las herramientas y los centros de trabajo, ha continuado prestando la mayoría de sus servicios durante esta crisis. Y aún con más fuerza en proyectos como el que comparte con Cruz Roja Española para hacer llegar alimentos de primera necesidad a las personas más desfavorecidas, que nos necesitan ahora más que nunca.

En esta situación en la que nos encontramos, es imprescindible contar con una buena gestión de almacenes y un control total de la cadena de suministro que garanticen la seguridad y la calidad del servicio. La buena calidad logística puede suponer para la marca estar más cerca del cliente y mejorar su relación con él.

 

Un 31% de los usuarios de e-commerce prefiere realizar sus compras en horario matinalAnteriorSigueinteKoronaoke o comó dejar K.O. al coronavirus a base de gorgoritos (y de "gallos")

Noticias recomendadas