Tendencias

Los bebés y los peligros de internet

La mayoría de los padres expone a sus bebés en internet nada más nacer

El control sobre el uso de cualquier contenido subido a una web, un blog o a redes sociales se pierde una vez publicado. Si los padres pierden el dominio de ese contenido, los peligros pueden ser fatales.

niños internet

Cada año los padres de niños menores de 5 años publican 200 fotografías de sus hijos en internet. Esto quiere decir que, a la edad de 5 años, un niño contará con más de 1.000 fotografías suyas a lo largo de toda la red. Son datos de Reino Unido.

No es solo una tendencia de los británicos el sobreexponer a sus bebés en internet. Una encuesta elaborada en 10 países -entre ellos, España- por la firma de seguridad informática AVG deduce que el 81% de los bebés está en internet antes de cumplir los 6 meses. Incluso un 23% de los niños tiene presencia antes de nacer. Estas cifras se ven incrementadas en cuanto los más pequeños comienzan los primeros años de la infancia.

Hay que tener en cuenta que el control sobre el uso de cualquier contenido subido a una web, un blog o a redes sociales se pierde una vez publicado. Si los padres pierden el dominio de ese contenido, los peligros pueden ser fatales.

"En la toma de decisión previa a la publicación de imágenes, la protección del interés superior del menor y de sus derechos individuales debería prevalecer sobre otros intereses", señala Silvia Martínez, directora del máster universitario de Social Media: Gestión y Estrategia de la UOC, "Sin embargo, cuando los padres comparten fotografías de sus hijos en las redes sociales, especialmente si son menores, pueden no ser conscientes de los riesgos que ello conlleva".

Esa sobreexposición en internet, conocida también como 'oversharing' o 'sharenting', muchas veces es desconocida por los padres. Estos pueden llegar a creer que, por tener un perfil privado, la difusión de esa imagen se reduce a su círculo de amigos. Y no es para nada así.

El contenido eliminado puede seguir siendo visible

En el caso de Facebook, la propia red social establece en sus términos y condiciones que "si compartes una foto, das permiso para almacenarla, copiarla y compartirla con otros (de conformidad con tu configuración). Puedes eliminar el contenido o tu cuenta en cualquier momento para dar por finalizada esta licencia. En cualquier caso, el contenido que elimines puede seguir siendo visible si lo has compartido con otras personas y estas no lo han borrado".

Sin duda, el riesgo más peligroso que los padres asumen a la hora de subir las fotografías de sus hijos a la red es que pueden utilizarse como material pornográfico a escala mundial por medio, por ejemplo, de la extracción de la imagen de sus genitales cuando se muestran desnudos.

A esto se suma la posible suplantación de identidad, utilizando la fotografía compartida de un bebé como si fuera otro niño. En este sentido, Silvia Martínez señala que al compartir contenidos y narrar cada avance y logro que los hijos consiguen, comentar sus gustos y preferencias, indicar los sitios que visitan o mostrar espacios tan privados como sus habitaciones pueden, además, desencadenar peligros mayores.

"Todos estos datos ofrecen mucha información a terceros que pueden aprovecharla para intentar alcanzar fines delictivos o incluso atentar contra la integridad de esos hijos", sentencia.

Te recomendamos

Outbrain

MKD

A3media

T2O

Compartir