Tendencias

La peor enemiga de los bloqueos creativos es la "conductividad"

A lo largo del día, invertimos mucho tiempo tratando de alumbrar ideas creativas, de resolver problemas y de tomar decisiones. Estar centrado, concentrado e inspirado es la mejor manera de acometer con éxito estas difíciles tareas.

Sin embargo, la inspiración es caprichosa y se empeña a menudo a jugar al escondite. Para tenerla siempre de nuestro lado, hay que apostar por la “conductividad”. Y para generar “conductividad”, hay que crear espacios “conductivos” que dejen fluir la inspiración y repelan, en cambio, la distracción, explica Paul Williams en Design Taxi.

La habilidad para fabricar ideas innovadoras y creativas es el resultado de restar las interferencias a nuestro potencial. Las interferencias pueden ser de muy diferente calibre, desde la falta de confianza, a la falta de apoyo, pasando por la falta de un espacio “conductivo”.

Puesto que la mayor parte del tiempo, estamos obligados a encontrar la inspiración en la oficina, es necesario crear espacios verdaderamente “conductivos” en el lugar donde trabajamos a diario. Para conseguirlo bastan pequeños gestos: escuchar música que realmente nos inspire mediante auriculares y rodearnos de fotografías de nuestros amigos y familiares.

Si la oficina no funciona como “espacio conductivo” hay que buscar otros lugares, ya sean la cafetería de la esquina, una biblioteca pública o un parque público. La inspiración, en realidad, puede estar en cualquier parte. Sólo hay que encontrar el lugar adecuado para dejarla fluir.

Te recomendamos

A3

FOA

Recopilatorio

Mundial

Compartir