líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La promesa y los perfiles del marketing de contenidos pasan por la credibilidad

Redacción

Escrito por Redacción

El mundo del marketing ha descubierto finalmente que los contenidos honestos y de valor marcan la diferencia a la hora de interactuar con los consumidores. No sorprende que los marketeros hayan tenido que ponerle un nombre a esta actividad y definirla bien. Se habla de ello como «marketing de contenidos» o «content marketing» y se trata de todos los formatos de marketing que engloben la creación y el compartir contenidos con el objetivo de enganchar a los clientes actuales y a los potenciales.

La intención es proporcionar información de alta calidad, relevante y de valor para los clientes que están en relación con la marca y que compran sus productos. El marketing de contenidos puede adoptar muchas formas diferentes como revistas personalizadas, newsletters impresas u online, contenidos digitales, websites o microsites, podcasts, mesas redondas, e-mails interactivos y eventos.

La gran diferencia entre el marketing de contenidos y el marketing tradicional es que con él se comparte información propia con audiencias específicas. Y si el contenido no es de valor o relevante, será el equivalente a una acción de marketing de masas. Además, hay dos requisitos para tener éxito en las acciones de marketing de contenidos que son la autenticidad y la credibilidad. Las marcas ya consolidadas aún deberían tener una oportunidad para enganchar a los consumidores per, sin embargo, los contenidos actuales tienen que ser completamente reales, transparentes y el lenguaje debe ser completamente honesto. Los consumidores son increíblemente sofisticados e identifican ágilmente todo nuestros errores de comunicación.

La lección que debemos sacar de todo esto es que la autenticidad y la credibilidad son algo crítico para el marketing de contenidos. Si nos ponemos una máscara lo que perdemos automáticamente es la credibilidad. En este sentido, las redes sociales han proporcionado grandes oportunidades a la hora de compartir información.  Ahora compartimos más, más a menudo, con más gente y a velocidades más rápidas que nunca.  Compartimos nuestras vidas, intereses, creencias y actitudes… y nuestra opinión sobre las marcas influye mucho ya sea buena, mala o indiferente. Las nuevas tecnologías han dado voz a muchos de estos aspectos pero esto no significa que que haya siempre valor o verdad en cada cosa que se dice de una marca.

Para la próxima década habrá un incremento de la focalización hacia la calidad de los contenidos y la credibilidad de su fuente. Escucharemos y seremos influenciados por prescriptores cualificados pero nos entrenaremos a nosotros mismos para tratar la información como nunca antes lo habíamos hecho. Por lo que la métrica más importante en los próximos años será cuántos mensajes deciden los consumidores no compartir a lo largo de los que lanzamos durante un día de comunicación.

 

Publicidad en 4D: cuando el anuncio invade los edificiosAnteriorSigueinte¿La mejor creatividad nace de pocos o muchos recursos?

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!
Contenido patrocinado