líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

LA TECNIFICACIÓN ES VISTA COMO UN “TRAUMA” EN ALGUNAS PYMES

Redacción

Escrito por Redacción

Nota de Prensa:

La consultora de gestión comercial y marketing española Tatum opina sobre la situación de las pymes en lo que se refiere a la utilización de recursos tecnológicos. Las conclusiones que parten de la amplia experiencia que Tatum posee trabajando con estas empresas, es que las pymes necesitan un retorno de la inversión muy rápido, medible y que sea fácil de adoptar en el puesto de trabajo.

Una de las conclusiones es que la tecnificación se ve como un «trauma» por dos motivos principales: La necesidad de formación que ello conlleva (normalmente no hay tiempo, personal, ni recursos) y miedo al cambio, ya que es difícil adaptarse a hacer las cosas de un modo diferente al que siempre se ha hecho en la organización. Además, hay que tener en cuenta que más de la mitad de las pymes españolas son empresas de sólo un empleado.

A juicio de Tatum, es necesario un cambio generacional en algunos de los sectores en los que operan ciertas pymes. En este sentido, hay que diferenciar las pymes de servicios y las de productos, aunque donde más urgente es la incorporación de las nuevas tecnologías es en la comercialización, especialmente para planificar y para descubrir nuevos perfiles de consumidores. De hecho los CRMs (Customer Relation Management –gestión de la relación con los clientes-) específicos para las pymes es un mercado muy inmaduro, salvo en algunas pymes más grandes o con gran volumen de clientes.

En cuanto al manejo de stock de productos, comienza a verse un despunte en la hostelería, pero otro tipo de negocios que podrían ahorrarse mucho dinero con estas herramientas aún están muy lejos de utilizarlos, como es el caso de los talleres mecánicos o los pequeños comercios, entre otros. Por último, en las pymes de productos la tecnología tiende más hacia la robótica para tecnificar procesos, aunque suele ser un importante esfuerzo por su elevado coste.

Según Tatum, sería interesante que las pymes, al ser un mercado «tan goloso» para determinadas grandes empresas (entidades financieras, de telecomunicaciones, etc.), pudieran unirse para poder compartir los costes y abaratar precios. Por ejemplo, para los pequeños negocios utilizar una herramienta de gestión de clientes sería una inversión desproporcionada si se adquieren soluciones de forma individual, pero las ventajas y utilidades que obtendrían serían enormes.

«Para una tienda de barrio le interesaría conocer qué productos venden más, a qué horas, qué perfil de clientes… de esta forma podrían crear centrales de compras, o adaptar sus horarios y su stocks a sus clientes. Hasta ahora las decisiones se han tomado de forma intuitiva pero no se ha podido demostrar que esas decisiones sean las más rentables. Ha ido bien, pero con nuestra experiencia, podemos asegurar que podría ir mucho mejor. Estoy seguro de que en algunas empresas de determinados servicios sus negocios podrían crecer por encima del ritmo actual», asegura Fernando Rivero, Director de Proyectos de Tatum.

Para Tatum queda patente que las pymes siguen viendo la inversión en tecnología como un gasto, y que no se ve clara la rentabilidad. En este sentido, también hay que distinguir los niveles de facturación de cada negocio y su ubicación geográfica. El mismo tipo de empresa en un entorno rural no tiene la misma necesidad y urgencia de tecnificación que si estuviera situada en un medio urbano. En las pequeñas localidades son más aceptadas las herramientas informáticas que ayuden en las tareas administrativas o las que faciliten la comunicación, especialmente en aquellos negocios emergentes como puede ser el turismo rural por la necesidad de estar conectados con las centrales de reservas.

Por último, los grados de tecnificación en las pymes depende del público al que se dirijan, «no es lo mismo una empresa de servicios a otras empresas, que aquellas que se dirigen a particulares», aclara Fernando Rivero.

Como conclusión de Tatum «el mayor obstáculo en la tecnificación de las pequeñas empresas españolas no es el coste, aunque siempre se reconoce éste como el principal problema, sino más una carencia de formación técnica de usuario y el miedo al cambio en los procesos. Por eso es necesario un relevo generacional en las pymes y mayores facilidades por parte de los proveedores de nuevas tecnologías (hardware, software, conectividad o comunicaciones) que deben adaptar su lenguaje comercial a las necesidades específicas y a los escasos o nulos conocimientos tecnológicos que tienen los empresarios».

 

LA PUBLICIDAD FRUSTRA LAS EXPECTATIVAS DE LOS JÓVENESAnteriorSigueinteIMAGEN DEPORTIVA JUEGA EN ESPAÑA

Contenido patrocinado