Tendencias

Las etiquetas de consumo energético son una farsa y la CE lo sabe (pero se cruza de brazos)

consumoDa igual si hablamos de lavadoras, de frigoríficos, de televisores o de lámparas. Las etiquetas de consumo energético de hasta 30 categorías diferentes de productos son en general una farsa en el viejo continente.

¿Lo peor? Que la Comisión Europea está en realidad al tanto de la farsa, pero prefiere mirar hacia otro lado. Así lo concluye al menos la organización medioambiental EEB en un análisis del que se hace eco el diario Süddeutsche Zeitung.

Aunque generalizado, el fraude es particularmente masivo en las lámparas, que consumen bastante más energía y proporcionan bastante menos luz de lo que afirman en sus etiquetas de consumo energético.

La Comisión Europea tiene conocimiento del engaño desde hace años, pero aun así continúa tolerando las “triquiñuelas” energéticas de los fabricantes de lámparas y otros productos electrónicos, de acuerdo con el informe de EEB.

El fraude en torno al consumo energético de las lámparas afecta además a todo tipo de dispositivos luminosos, desde los que funcionan con halógenos a lo que utilizan luces LED.

En vista del engaño, una portavoz de la Comisión Europea asegura en declaraciones a Süddeutsche Zeitung que el ejecutivo comunitario tiene previsto revisar el año que vino los requerimientos de diseño para fabricar lámparas eficientes (sin "triquiñuelas" de por medio).

De acuerdo con los cálculos realizados por la EEB, las mentiras de los fabricantes en sus etiquetas de consumo energético suponen un sobrecoste anual de hasta 2.000 millones de euros para el consumidor.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir