Tendencias

Las piñas y bananas que compra en el súper, frutas de cultivo 100% inhumano (según Oxfam)

platanosCada dos días un tanque con agua potable se abre paso en una región de cultivo de piñas en el este de Costa Rica. Transporta en sus entrañas 20.000 litros de agua que son repartidos entre las aproximadamente 1.000 familias que allí residen. Según un reciente estudio de la ONG Oxfam, las aguas subterráneas de esta región llevan desde el año 2007 contaminadas con bromo, un herbicida que lleva prohibido en la vieja Europa desde hace ya muchísimo tiempo. Sin embargo, en Centroamérica el bromo, como otras sustancias agroquímicas potencialmente cancerígenas, es el pan de cada día en los campos de cultivo.

El informe de Oxfam, que lleva la firma Franziska Humbert, pone bajo la lupa las condiciones en las que se cultivan las piñas y las bananas que se venden después en los supermercados alemanes.

Y los resultados de su investigación son de todo menos halagüeños. En grandes superficies comerciales como Lidl, Aldi, Edeka y Rewe se venden frutas procedentes de regiones donde los trabajadores ganan sueldos absolutamente míseros, son reprimidos por los sindicatos y son forzados a trabajar sin apenas protección en contacto con pesticidas nocivos para la salud.

¿Lo más sorprendente? Que muchas de las bananas comercializadas en los supermercados teutones se jactan de ser “sostenibles” y portan una etiqueta con el logo de la organización no gubernamental “Rainforest Alliance” (donde puede verse una rana de color verde).

pinas

No obstante, y pese a la aparente sostenibilidad de esas bananas, lo cierto es que las plantaciones de este fruto en Ecuador son de todo menos seguras para los trabajadores. Uno de cada dos empleados entrevistados por Oxfam sobre el terreno durante la elaboración de su estudio asegura que los campos son rociados sistemáticamente por aviones con pesticidas cuando hay personas trabajando en ellos. Por ley debería haber una pausa entre el rociado de pesticidas y la entrada de los trabajadores en los campos de cultivo, pero lo cierto es que esa pausa nunca se respeta.

En las cerca de 200 entrevistas llevadas a cabo por Oxfam en Ecuador lo trabajadores denuncian que padecen habitualmente alergias, erupciones, náuseas, vértigos e insuficiencias respiratorias. Y reportan además un elevado número de minusvalías, abortos y casos de cáncer.

En Alemania las piñas y las bananas son frutas cada vez más populares y, sorprendentemente, cada vez más baratas. La importación de piñas se ha multiplicado por tres casi desde el año 2000. Y sin embargo, el precio de este fruto ha caído desde entonces casi un 33%.

Oxfam atribuye los bajísimos precios de las frutas procedentes de Latinoamérica al poder de negociación de los comerciantes. En Ecuador el precio mínimo por ley de los plátanos es de 6,16 dólares por caja. Aun así, los exportadores pagan a menudo sólo 5,50 dólares por caja (o incluso menos).

De la presión ejercida sobre los precios de la fruta las grandes víctimas son los trabajadores, que ganan salarios bajísimos con los que apenas pueden subsistir. Y los sindicatos, que a priori deberían velar por los derechos de los trabajadores, son aplacados de manera sistemática.

Los supermercados alemanes que venden las piñas y las bananas de la discordia, las mismas que no respetan los derechos de los trabajadores, echan, por su parte, balones fuera, y aunque admiten su preocupación por los resultados del informe de Oxfam, niegan cualquier responsabilidad sobre los problemas retratados en su investigación por la organización no gubernamental.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir