líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

7 lecciones de liderazgo de Simone Biles para encaramarse al podio en el mundo de los negocios

Tendencias en MarketingImagen de la gimnasta estadounidense Simone Biles

Lo que los líderes pueden aprender de Simone Biles

7 lecciones de liderazgo de Simone Biles para encaramarse al podio en el mundo de los negocios

El fenomenal arrojo de Simone Biles a la hora de levantar enérgicamente el tupido velo que hasta hace poco ocultaba los problemas de salud mental debería ser emulado por muchos líderes.

Simone Biles lograba ayer una medalla de bronce (con sabor a oro) en los Juegos Olímpicos de Tokio. Todos esperaban que Biles regresara de Tokio 2020 con un nutrido ramillete de medallas de oro. Sus problemas de salud mental, que la gimnasta tuvo el coraje de admitir en público, impidieron a Biles subirse a lo más alto del podio.

Así y todo, y aunque en lo puramente deportivo su rendimiento se ha visto inevitablemente opacado por su salud mental, lo cierto que la gimnasta ha sido merecedora a ojos de muchos de muchos de una medalla de oro (merecidísima) a la valentía. Y su fenomenal arrojo a la hora de levantar enérgicamente el tupido velo que hasta hace poco se cernía sobre los problemas de salud mental debería ser emulado por los líderes que se desenvuelven profesionalmente en el mundo de los negocios.

Forbes disecciona a continuación algunas lecciones que los líderes (y el mundo en general) deberían aprender de Simone Biles:

1. Empoderar a los demás

Cuando Simone Biles decidía hace unos días retirarse de la final de gimnasia por equipos para evitar que sus desaciertos les costaran a Estados Unidos la medalla, la gimnasta agasajó al mundo con una valiosísima lección de liderazgo.

Como Biles, un buen líder no tiene prurito alguno a la hora de apartarse, empoderar a los demás y poner en manos de otras personas responsabilidades que otrora se arrogaba él en exclusiva. Al fin y al cabo, ser líder no equivale necesariamente a hacerlo todo.

2. Vencer el pensamiento a corto plazo

En el mundo de los negocios (y también del deporte) lo normal suele ser que los líderes hagan todo lo posible para cumplir satisfactoriamente las expectativas depositadas sobre ellos.

Simone Biles hizo, sin embargo, lo contrario, se zafó del perentorio pensamiento a corto plazo y haciéndolo no hizo sino actuar en beneficio de su equipo y minimizar riesgos.

En los negocios y en el deporte las circunstancias cambian a menudo de la noche a la mañana y es necesario hacer los ajustes necesarios sobre la marcha para no empeorar una situación que ya de por sí tiene todas las papeletas para ser poco ventajosa.

3. Ser flexible

Muchos líderes tienden a aferrarse como a un clavo ardiendo a sus ideales y a las decisiones que han tomado. Pero, ¿y si emergen en el horizonte ideas mejores?

Todos estamos en nuestro derecho de cambiar de opinión, tal y como hizo Simone Biles cuando decidió competir en la final de barra de equilibrio después de descartarlo inicialmente solo unos días antes.

Los líderes deben dar cuenta de firmeza en su filosofía de trabajo, pero simultáneamente deben ser lo suficientemente flexibles para adaptarse a las circunstancias externas eternamente cambiantes.

4. Desconectar del ruido

Las volcánicas redes sociales han escupido tanto comentarios positivos como negativos en relación con la decisión de Simone Biles de dar un paso atrás. Pero, independientemente de su naturaleza, tales comentarios no dejan de ser mera cháchara que no hay que escuchar necesariamente.

Por esta razón los líderes harían bien en hacer caso omiso del ruido a la hora de tomar decisiones concernientes a su empresa o a su carrera profesionales. No en vano, es imposible satisfacer a todos.

5. Conocer los límites de uno mismo

Simone Biles ha demostrado al mundo entero que es perfectamente consciente de sus límites, unos límites que su ego (más bien magro para una estrella de su calibre) no ha difuminado en detrimento en último término de su equipo.

Un buen líder no debe tener miedo de salir fuera de foco cuando no está en su mejor momento y dejar que sean otros los que (para variar) estén en el ojo del huracán.

6. Empatizar y conectar

Como bien ha demostrado Simone Biles en Tokio 2020, los grandes líderes desarrollan una fuerte conexión con las personas que lideran y hacen gala también de una gran empatía.

Es importante que los líderes escuchen a las personas a su cargo e interactúen en un diálogo abierto con ellas. Cuando existe desconexión entre el líder y sus prosélitos, puede producirse a largo plazo una merma en la productividad, la creatividad y el engagement de estos últimos.

7. Priorizar la salud mental

Es vital que los líderes empresariales aprendan de Simone Biles y se den cuenta de una vez por todas que la salud mental debería formar parte de su «top of mind».

En algunas empresas muchos empleados están renunciando a sus empleos y no necesariamente porque no sean felices en su trabajo sino porque son víctimas del estrés postraumático ocasionado por la pandemia.

El coronavirus ha infligido un daño enorme a la salud mental de las personas y las empresas deben contribuir a reparar ese perjuicio.

 

IKEA pone los dientes largos a tu pituitaria con una vela que huele como sus célebres albóndigasAnteriorSigueinteBreve historia de las redes sociales

Noticias recomendadas