líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Lego Certified Professional: cuando los ladrillos de plástico dejan de ser un juego de niños

o-ARTE-facebookSi hay una marca que nos ha acompañado a todos en algún momento de nuestras vidas esa es la danesa Lego cuyas piezas de plástico daban rienda suelta nuestra imaginación para construir verdaderas virguerías de colores para, muchas veces acabar destruyéndolas.

Sin embargo, aunque se consideran principalmente un juego de niños, para muchas personas no lo es. Existen en todo el mundo adultos que son verdaderos fanáticos de los ladrillos de la compañía y que, han pasado de jugar con ellos de niños a construir verdaderas obras de arte con las piezas.

Es el caso de Adam Reed Tucker, arquitecto que dedica buena parte de su tiempo a recrear los más conocidos monumentos como las pirámides de Egipto, el Golden Gate de San Francisco o el Coliseo de Roma con las piezas de Lego.

Y el espectacular resultado que salta a la vista ha sido reconocido por los más importantes museos del mundo que han querido dedicar un espacio a la obra de este artista del plástico con la exposición Brick by Brick.

Espectacular-Coliseo-Roma-plastico_114748944_3287039_1706x960

Piramides-Egipto-esplendor_114748941_3280891_1706x960

Sus excepcionales reproducciones, muy fieles a la realidad, le han valido la concesión de uno de los mayores privilegios del mundo del ladrillo de mentirijilla, el Lego Certified Professional, un certificado que solamente ostentan 13 personas en el mundo de las que solo 1 es mujer.

«Nunca ha sido nuestra intención tener muchas personas con el título Lego Certified Professional, se trata más bien de encontrar personas adecuadas y un número que también puede recibir apoyo adecuado por parte del grupo Lego», asegura Tanja Friberg, responsable del programa comunidades y relaciones de AFOL (Fan Adulto de Lego) en declaraciones al diario El Español.

Laurel-Hardy_114748950_3281093_1706x1280

Se trata de un título que concede la propia compañía juguetera teniendo en cuenta diferentes y estrictos criterios como que las obras compartan y fomenten los valores de Lego, ser muy activo en la construcción con estas piezas y, sobre todo, tener un don para ello.

Pero no necesariamente hay que ser arquitecto, ingeniero o programador para poder ser incluido en el club sino que cualquiera que tenga una extraordinaria habilidad con el ladrillo podrá ser tenido en cuenta. Y si no, que se lo pregunten a Dirk Denoyelle, un comediante belga que ha hecho de Lego su profesión, da conferencias motivacionales usando piezas de Lego.

Dirk-Denoyelle-autorretrato-Lego_114748949_3281079_1706x1280

«Para llegar a ser un LCP, el candidato ha de ser un constructor altamente cualificado y, además, una gran persona con un historial impecable», comenta Friberg.

Pero una vez se obtiene el título, dos años después de solicitarlo, también es posible quedarse sin él en caso de cometer algún tipo de atentado contra los valores de la marca que se centran en «inspirar a los niños a través del juego creativo».

Espectacular-Castillo-Disney-Lego_114748946_3281006_1706x1280

Trabajos en 3D, mosaicos o maquetas son las técnicas más utilizadas por el artista que, puede presumir de haberse convertido en toda una referencia para los pequeños y grandes amantes de las piezas de colores más famosas.

 

El "guasapear" se va a acabar: vuelve el Nokia (con serpiente incluida)AnteriorSigueintePresentación jurados españoles Cannes Lions 2016

Noticias recomendadas