Tendencias

Claves de liderazgo para trabajar con creativos

Cómo liderar a un grupo de creativos siendo (100%) huérfano del don de la creatividad

creativosLas personas creativas son habitualmente almas sensibles. No se toman demasiado bien las críticas (aun siendo expresadas en los términos más amables) y pueden a llegar a percibir el más mínimo comentario negativo como un intolerable y desabrido ataque hacia su propia competencia profesional.

En su trabajo muchos líderes (que desafortunadamente no son dueños de ese preciado don que es la creatividad) tienen que trabajar codo con codo con creativos a los que a veces, por puro desconocimiento, ofenden.

Un líder no creativo puede aprender a cohabitar con personas creativas y dirigirlas adecuadamente en el desempeño de su trabajo echando mano de los consejos que disecciona a continuación Forbes:

1. No sea parco en halagos. Si dese sacar a una persona creativa todo su jugo (profesionalmente hablando), no deberá limitarse a pagarle la nómina a fin de mes. Deberá también tomarse la molestia de elogiar su trabajo si está verdaderamente satisfecho con el resultado final. Un creativo de pura cepa no trabaja única y exclusivamente por el dinero que le ingresan en su cuenta personal a final de mes sino también por la felicidad que le procura su trabajo. Y en esa felicidad la actitud de los jefes desempeña un papel absolutamente clave.

2. Ponga en sus manos “briefings” suficientemente claros. Muchos proyectos creativos se van al garete cuando no han hecho sino empezar y detrás de tales fracasos hay casi siempre errores de comunicación en los “briefings”, que no pueden permitirse el lujo de estar sujetos a la libre interpretación y están obligados a ser lo más precisos posible.

3. Sea específico en su “feedback”. De nada vale decirle a un creativo que la idea alumbrada por éste no funciona, si no les decimos por qué y qué estamos buscando en su lugar. Las personas creativas valoran enormemente la colaboración y están abiertas a las ideas que los demás están dispuestos a poner sobre la mesa (aunque sean ajenos al universo de la creatividad).

4. Recuerde que los creativos tienen sentimientos. Puede que el trabajo en el que un creativo ha invertido horas y horas de trabajo no sea del agrado de su superior directo, pero eso no es justificación para “machacarlo” sin piedad. A la hora de valorar un trabajo de índole creativa hay que subrayar tanto aquello que funciona como aquello que está suficientemente bien rematado e incluso reconocer abiertamente que ha podido haber un error en el “briefing”. Sólo así se construirán relaciones suficientemente sólidas entre líderes y creativos.

5. Sea realista. No espere que al creativo al que le ha encomendado un trabajo que debe completar en apenas 24 horas haga auténticas virguerías (cuando no ha tenido evidentemente tiempo para hacerlas). Si no es realista es las peticiones que hace llegar a un creativo, éste terminará totalmente frustrado y su trabajo terminará resintiéndose.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir