líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La frecuencia de compra decrece pero nos gastamos más en alimentación

Los "caprichos" y el consumo "entre horas" crecen en la etapa de confinamiento

La etapa de confinamiento se está caracterizando por un aumento del consumo, especialmente de placeres alimentarios que nos surgen entre horas, a pesar de que la frecuencia de compra está decreciendo.

caprichos

Llevamos ya un mes de confinamiento, encerrados en casa con el balcón o la ventana como única forma de ocio. Las nuevas tecnologías también nos ayudan a tener más contacto externo, pero las paredes de nuestra casa se han convertido en los barrotes que impiden salir a la calle, a seguir con nuestra rutina que ya echamos de menos. Estos hechos han conseguido que el comportamiento del consumidor se modifique de forma casi irreconocible. Nuestras prioridades han cambiado y eso se refleja en el webinar que ha realizado Kantar, donde Marketingdirecto.com ha estado presente.

La presentación se enfocaba en la semana del 13 del año, que corresponde con la del 22 al 29 de marzo. Se trata de la segunda semana de confinamiento obligatorio, cuando la curva de contagios crecía de forma catastrófica y los fallecidos iban aumentando poco a poco. Durante ese tiempo, el crecimiento del consumo se reflejaba en el crecimiento del gasto, superando en 16 puntos a la semana anterior, peor sin llegar al nivel de la segunda semana de confinamiento.

Lo que más caracteriza a este tipo de consumo es que el crecimiento se enfoca especialmente en el consumo «Entre Horas». Esto quiere decir que la población se empieza a dar caprichos y se evade de la realidad a través de la comida. El consumo «Entre Horas» crece más que las comidas y las cenas, que son el segundo en crecimiento, mientras el desayuno se queda en último lugar. Además, el consumo en el hogar se incrementa especialmente en los fines de semana, siendo un 45% más, frente al 16% que se consume entre semana.

Pero esto no significa que los españoles hayan dejado su preocupación a parte, más bien todo lo contrario, pues los datos de Kantar esclarecen que 8 de cada 10 españoles están muy preocupados en la segunda semana de confinamiento y a gran distancia de las semanas previas a la crisis en España. Pero ¿qué es lo que más preocupa a los españoles? Pues según el estudio, nuestra preocupación ha crecido especialmente en el posible contagio de nuestros familiares y amigos y en el impacto que pueda tener en la economía el virus. Estas preocupaciones van acompañadas de la posibilidad de contagio propio y de que se colapse la seguridad social. Además, nacen dos preocupaciones que la semana anterior apenas se tenían en cuenta: no poder conseguir los medicamentos necesarios y quedarnos sin alimentos y artículos de droguería.

En total, gastamos un 16% más, a pesar de haber reducido el número de cestas. El cambio está en que, ahora, la compra la hacemos más a lo grande para permanecer varios días sin necesidad de salir. Las restricciones nos llevan a comprar menos veces, especialmente la gente mayor de 65 años, quienes han reducido su frecuencia y penetración tras el confinamiento. Aunque lo que verdaderamente llama la atención es el gasto por cesta, que se sitúa ya en máximos históricos, con una media de 23 euros por acto.

En cuanto a establecimientos, los más favorecidos de esta situación han sido los supermercados regionales, ya que son los que más cerca nos pillan de nuestros hogares. Grupo Día también ha salido beneficiado en este sentido, frente a Mercadona, Lidl o Carrefour, que han visto una gran caída durante las semanas de confinamiento. En cuanto al sector online, es verdad que ha crecido, pero no tanto como podría haberlo hecho, por lo que no consigue responder a la demanda completa de los consumidores. En cambio, el delivery vuelve a niveles de antes de la crisis, especialmente para comidas y cenas, durante la semana de entre el 30 de marzo y el 5 de abril.

Ya hemos dicho que los momentos «Entre Horas» son los que más han crecido en esta etapa de cuarentena. Queremos darnos en casa los caprichos que no podemos fuera, por lo que han crecido los alimentos que tienen que ver con la repostería, los helados, las bebidas frías (ginebra, cerveza, refrescos) y chocolate de varios tipos. «Nos ayuda a dar un toque de humor dentro de la crisis que estamos viviendo», aseguran desde Kantar. Además, el crecimiento de los caprichos también se puede observar en otro tipo de productos, como los que sirven para cocinar y conservar alimentos. Este tipo de productos crecen en menor medida que los de limpieza e higiene, pero están ahí, en nuestra cesta de la compra.

No es de extrañar que, con datos como estos, nuestra actividad haya cambiado. Ahora nos pasamos más tiempo cocinando y lo hacemos para más gente, porque nuestros momentos en familia han aumentado. Tenemos más tiempo para hacer vida familiar y la cocina es el lugar perfecto para demostrarlo. Aunque también influye el tiempo que el confinamiento nos ha regalado, de hecho, 3 de cada 10 individuos han declarado a Kantar que tienen más tiempo para cocinar. Por otro lado, hay que añadir que el consumo se incrementa al mismo rimo que lo hizo la compra, perro seguimos incrementando nuestra intención de compra.

 

Víctor Gutiérrez de Tena, nuevo presidente de la APG SpainAnteriorSigueinteEl coronavirus podría hacer desaparecer las tiendas físicas del sector textil

Noticias recomendadas