Tendencias

Los coches de Uber y Cabify sufren los violentos ataques de los taxistas

El enfado de los taxistas con las compañías de Uber y Cabify es notable, y eso se nota en los actos que cada vez son más comunes de los taxistas a los coches de ambas compañías. Neumáticos rajados, vehículos calcinados, espejos arrancados, o incluso lanzamiento de piedras en plena autovía, son algunos de los ataques que los conductores de Uber y Cabify sufren día a día por parte de los taxistas.

El pasado lunes el presidente de Unauto, Eduardo Martín, fue agredido por un grupo de taxistas que estaban en huelga por en el aeropuerto de Málaga. Estos ataques comenzaron a aumentar desde el pasado mes de abril, justo cuando tuvo lugar una gran huelga del gremio de los taxistas contra ambas compañías de transporte. Solamente en Málaga unos 20 coches de Cabify, que es la única plataforma de este tipo que opera en la ciudad, han sufrido ataques por parte de los taxistas desde que se pusieron en huelga el pasado domingo (coincidiendo con la Feria de Agosto).

La huelga se organizó con motivo de la indignación de los taxistas porque Cabify reforzó su servicio de 35 vehículos en la ciudad, con otros 30 coches más procedentes de Madrid, amparándose por la normativa que les permite realizar el 20% de su servicio fuera de la Comunidad Autónoma en la que están adscritos.

Por ello, los taxistas vieron en Cabify una gran amenaza y decidieron exigir que dejaran de operar en la ciudad. Los taxistas aseguran que este modelo de desplazamiento incumple el ratio de una licencia de VTC por cada 30 taxis como marca el decreto que regula la actividad de estos vehículos aprobado por el Ministerio de Fomento en noviembre de 2015. Además, también señalan que el hecho de que los conductores recojan a los clientes directamente en la calle, sin que se haya solicitado el servicio por la aplicación, no es legal.

Por otro lado, Unauto también ha querido recordar que ni Cabify ni Uber tienen directamente vehículos de su propiedad, pues los subcontratan a empresas o autónomos, por lo que cuando se ataca un coche, son las firmas dueñas de los mismos las que tienen que denunciarlo.

Por su parte, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) acudió el pasado mes de junio ante el Tribunal Supremo el decreto de Fomento, ya que cree que restringe la competencia. Entre sus demandas se encuentran eliminar los límites cuantitativos a licencias de VTC, la obligación de contratar el servicio previamente o la prohibición de competir de forma directa en la calle. Sin embargo, el alto tribunal aún no se ha pronunciado respecto a este tema.

Cabify asevera que no recogen a usuarios en la calle. "En ningún caso habría lugar a competencia desleal", han señalado. Además, han añadido que la huelga de los taxistas de Málaga no fue autorizada y que se convocó a grupos minoritarios de taxistas que han estado vinculados en anteriores ocasiones a otros ataques y actos violentos.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir