Tendencias

Los españoles suspenden en hábitos de seguridad en sus dispositivos

Cada vez es más frecuente ver a usuarios utilizando sus smartphones u otros dispositivos móviles en vacaciones, con los que se conectan aprovechando momentos de asueto, chatean o intercambian comentarios en redes sociales y también trabajan. Y es que nuestro equipaje ha cambiado en los últimos años. Y con los nuevos hábitos, llegan los nuevos riesgos: a las típicas amenazas de infección o interceptación de la información a través de redes Wi-Fi se suma el riesgo de que los perdamos o nos los roben. Y es que lo españoles suspenden en lo que se refiere a hábitos de protección de datos en sus dispositivos. Son conclusiones del estudio Hábitos de seguridad en vacaciones que Ontinet.com ha realizado durante el mes de agosto.

Y es que ahora, además de la toalla o del equipo de montaña, los bañadores y los vestidos o trajes veraniegos, ahora también viajamos con nuestross teléfonos móviles y smartphones (34,50% y 32,10%, respectivamente), ordenador portátil (21%) y tablets (12,40%). Todo ello con sus respectivos cargadores, periféricos y gadgets. Y es que ahora el ocio se disfruta y comparte de otra manera. Pero esta práctica también conlleva sus riesgos de seguridad. A las amenazas derivadas del uso de redes Wi-Fi públicas se juntan otras, como que seamos víctima de un robo o perdamos nuestros dispositivos y, con estos, nuestra información confidencial.

Gracias a este estudio hemos constatado lo que ya se puede ver como paisaje habitual en cualquier playa, hotel o piscina: los españoles viajan, cada vez más, con sus dispositivos móviles. Además, en un 21% de las veces no sólo los desplazan desde su domicilio a su destino vacacional, sino que también nos los llevan de excursión a la playa o a la montaña. En un 57,20% de las ocasiones los utilizan de forma personal, pero también hay un 22,80% de españoles encuestados que se lleva el trabajo de vacaciones. Respecto al uso que hacen de estos dispositivos, además del habitual de realizar y recibir llamadas y enviar mensajes de texto, los usan para chequear correo y enviar emails (un 12,10% de las veces), como cámara fotográfica (10,20%), para hacer uso de sus perfiles en redes sociales (en un 9,90%), chatear (8,40%) y jugar online (6,60%).

Android es la plataforma que más utilizan los españoles encuestados (25%), seguida por Blackberry (15,30%) y iPhone (14,90%). Además, en un 45,60% de los casos, los españoles cuentan con un plan de datos contratado, lo que no exime de intentar ahorrarse algunos megas de conexión enganchándose a redes Wi-Fi: en un 46,10% de las ocasiones los usuarios se conectan a redes gratis y libres, aun con los riesgos que entraña, y, por el contrario, el 47,60% lo hace a través de redes de confianza protegidas por contraseñas.

Respecto a los hábitos básicos de seguridad, los españoles suspenden en la mayoría de estos, ya que el 11,40% no protege el acceso de sus dispositivos móviles con contraseñas, y cuando lo hacen se centran en el teléfono móvil (41,20%): sólo el 18% protege el acceso al tablet, y el 29,50%, al portátil. Además, el 26,50% no cambia nunca las contraseñas elegidas, mientras que un 27% lo hace cada dos o tres meses; el 26,50%, cada seis meses, y el 19,90%, cada año.

Sobre el nivel de concienciación y de educación respecto a la seguridad de estos dispositivos móviles, el 55,60% confiesa no tener ninguna aplicación de seguridad instalada en móviles y el 52,90% no utiliza programas de cifrado de la información del disco duro de los ordenadores portátiles, medida más que recomendable para proteger nuestros datos en el caso de que nos lo roben o lo perdamos. El 35,90% de los españoles consultados confiesa no haber perdido nunca sus dispositivos móviles ni haber sido víctima de un robo. Y de los que han tenido algún percance, el 20,90% lo ha denunciado a la policía, el 16,90% ha anulado sus tarjetas de crédito, el 13,20% ha cambiado sus contraseñas y solo el 7,30% ha conseguido acceder y borrar remotamente la información contenida en sus dispositivos sustraídos o extraviados.

Nuevos hábitos y mayores riesgos
La comodidad que supone el poder estar conectado en cada momento a través de nuestros dispositivos móviles ofrece muchas ventajas indiscutibles para los usuarios españoles, pero también incrementa los riesgos a los que nos enfrentamos transportando con nosotros móviles, tablets y ordenadores portátiles. Al riesgo que entraña la utilización de redes Wi-Fi públicas, en cuanto a que pueden convertirse en una trampa donde toda la información que intercambiamos puede caer en manos de terceros, ahora se suma la posibilidad de que nos roben los dispositivos o los extraviemos.

Si a este hecho le añadimos la circunstancia de que no utilizamos contraseñas la mayoría de las veces, software de seguridad o de cifrado de la información, y que solemos tener configurados en nuestros dispositivos los accesos a los servicios online que utilizamos de forma más frecuente, como correo, redes sociales e incluso bancos, resulta sencillo llegar a la conclusión de que cada vez exponemos de forma más abierta nuestra información a potenciales cacos que pudieran aprovecharse de las circunstancias.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir