Tendencias en Marketing

Es el término concreto para definir la adicción al teléfono móvil

Los jóvenes entre 15 y 24 años son la parte de la población más propensa a sufrir nomofobia

Entre sus síntomas, destaca la obsesión por tener batería, la irritabilidad en contexto donde no se puede usar el móvil, insomnio e incluso pérdidas de apetito y de rendimiento laboral o escolar.

entretenimiento móvil

La web especializada en tecnología y digital Cultture.com ha hecho públicos recientemente los resultados de un estudio propio que señala las partes de nuestra sociedad más vulnerables a sufrir adicción a los teléfonos móviles. Para ello, la publicación online ha realizado un estudio de campo a más de 1.850 personas, de toda edad y condición, concluyendo finalmente que la población juvenil, comprendida en edades entre los 15 y los 24 años, es la que más síntomas presenta generalmente en términos de adicción a estos dispositivos.

Es innegable que los teléfonos inteligentes son beneficiosos cuando se utilizan correctamente, pues literalmente han cambiado nuestras vidas, y han posibilitado el acceso libre a internet desde cualquier lugar, momento, e incluso estando en movimiento. Sin embargo, también tienen su aspecto negativo, pues el uso de estos dispositivos está ocasionando que se modifique el concepto de comunicación y la forma que tenemos de relacionarnos con los demás.

Así, con el paso de los años, los smartphones van mejorando debido a los múltiples avances tecnológicos que amplían sus funcionalidades y consiguen, cada vez en mayor medida, satisfacer las demandas de los usuarios y enriquecer la experiencia de uso. Todo ello ha favorecido que los smartphones se hayan vuelto imprescindibles para muchos y que su utilización, en algunos casos desmedida, pueda derivar en una dependencia hacia el dispositivo y originar graves problemas psicológicos y físicos en los usuarios.

Así pues, a día de hoy, sobre todo a nivel nacional, más del 90% de la población posee un smartphone, cerca del 95% lo usa a diario, y más de la mitad de la navegación web se efectúa a través del móvil. La media de utilización diaria del 92% de los usuarios es de 3h y 20 minutos, las aplicaciones consumen el 92% de ese tiempo, y el móvil sigue liderando el ranking del dispositivo más utilizado para acceder a internet.

La población juvenil de entre 25 y 34 años, es la que más utiliza los smartphones para consultar información, un 81,3%. Le siguen los de 13 a 24 años con el 80,4%, y los comprendidos entre 35 y 44 años con un 69.5%. Los adultos, sin embargo, prefieren el ordenador para navegar por la red. El 95% de los mayores de entre 65 y 74 años, elige el PC en lugar del teléfono móvil. Lo mismo ocurre con los de más temprana edad, el 87% de los usuarios de 45 a 54 años y el 85% de entre 55 y 64 años también prefiere este dispositivo.

En base a este informe, la población juvenil es la que más utiliza los teléfonos inteligentes y la que más riesgo tiene de caer en la adicción por crecer en la era digital, como confirman los datos recopilados. El 27% de los niños de 10 años ya posee un teléfono móvil, y conforme la edad va aumentando, la tenencia de estos dispositivos crece a nivel exponencial resultando en que el 94% de los adolescentes de 15 años ya dispone de su propio smartphone.

Apps entretenimiento móvil

La adicción a estos dispositivos, resultante de su uso desmedido y excesivo, es denominada a nivel profesional como “nomofobia”, y es mucho más común de lo que parece. Implica comportamientos o actitudes que a simple vista pueden interpretarse como normales, pero no son así, cuyos síntomas psicológicos o comportamentales que indican que un individuo es adicto al teléfono móvil.

Entre estos síntomas, encontramos aspectos tan variados como la necesidad de acceder compulsivamente el teléfono móvil para comprobar las notificaciones o avisos recibidos, incluso cuando no hemos recibido ninguno; mostrar incomodidad, irritabilidad o ansiedad si la conexión a internet presenta fallos, o cuando el uso del dispositivo se restringe o se prohíbe, por ejemplo en hospitales, reuniones formales o familiares; dormir con el dispositivo cerca, pegado a la cama, hasta padecer incluso insomnio; No disfrutar del ocio si el móvil se queda sin batería o llevar cargadores o baterías para evitar que el móvil se apague; Pérdida de la noción del tiempo cuando se usa el teléfono móvil; y bajo rendimiento académico y problemas de socialización.

Por otra parte y además de los mencionados, esta adicción también puede presentar trastornos físicos. Experimentar agotamiento o irritación visual, dolores en el cuello, enfermedades derivadas de gérmenes, accidentes automovilísticos o en algunos casos impotencia masculina, son propios de la nomofobia. En definitiva, como decíamos, las conclusiones del estudio señalan que los jóvenes con edad comprendida entre 15 y 24 años son los que reúnen más signos de nomofobia.

Más del 52% de los entrevistados, 974, señala que padece como mínimo 4 signos de nomofobia, o adicción al teléfono móvil. Los más habituales son dormir con el teléfono muy cerca, consultar compulsivamente el móvil, obsesión por tener siempre batería, máxime cuando no van a volver a sus hogares en unas horas y pérdidas de horas de sueño. El 81%, 798 jóvenes, tiene de 15 a 24 años y un 19% tiene como mínimo 25.

Los individuos que padecen 3 síntomas de nomofobia representan el 23% de la muestra, 432, donde más del 64%, 277, tiene de 17 a 29 años y un 36% más de 30. El 17% del total, 328, sufre de 1 a 2 síntomas y de nuevo, es la población joven la afectada principalmente, el 89% tiene de 14 a 21 años. Por último, los individuos que presentan uno o ningún síntoma de los citados anteriormente, comprenden el 6.3% de la muestra, resultando en un total de 116 personas. El 67% de esta tasa la ocupan los jóvenes de 18 a 21 años

Te recomendamos

Inspirational

Criteo

Informa

Samsung

Compartir