Tendencias

Los momentos de mayor inspiración creativa ocurren... en el baño

Los momentos de mayor inspiración creativa ocurren... en el bañoProbablemente le haya ocurrido alguna vez si usted es creativo publicitario. Pasa el día dando vueltas a una idea, en casa, en el trabajo, durante las reuniones, en el coche, mientras come, y parece que la inspiración no termina de llegar. Hasta que, de repente, y mientras está en el baño, su mente parece despejarse por completo.

No es que el baño tenga nada especial. Simplemente que para poder resolver un problema complicado lo más efectivo es alejarse de él, deshacerse de las piezas individuales que forman el puzzle. Igual que un pintor tiene que dar unos pasos hacia atrás para mirar con perspectiva un cuadro, adquiriendo un nuevo ángulo desde el que enfrentarse a su trabajo, para resolver un problema hace falta tomar distancia. Eso sí, en este caso no es distancia física, sino psicológica.

Albert Einstein solía salir a navegar con regularidad y Charles Darwin se retiraba a pasar un día en el campo para alejarse de sus ideas. Thomas Edison simplemente se echaba una siesta. Pero para el resto de los mortales que no podemos acceder a un velero, irnos al campo o tumbarnos en un sofá cómodo cada vez que queremos, el baño suele ser uno de los pocos reductos que quedan para desconectar, dejar atrás los problemas triviales y centrarse en el conjunto. Son esos momentos lejos del puesto de trabajo en los que el cerebro “resucita” y empieza a pensar en el bosque y no tanto en los árboles.

Pero para aprovechar al máximo el potencial del cuarto de baño, o simplemente la posibilidad de alejarse de los problemas, hay una serie de consejos que se pueden tener en cuenta:

Cambia de música
Para ser más creativos es clave exponer nuestra mente a una gran variedad de estímulos. Cuanto mayor sea la selección de información que digiere nuestro cerebro, como películas extranjeras, novelas experimentales o viajes exóticos, más remotas serán las asociaciones que tengamos en nuestra cabeza. Y, en definitiva, más creativos seremos. Es por esto que escuchar música nueva nos ayuda a pensar de forma diferente, inspirar ideas, emociones y experiencias que aumentan las asociaciones activas en tu cerebro.

Sorprende a tus sentidos
Solemos encontrar soluciones más eficaces cuando estamos de buen humor. Y una buena forma de hacer que nuestro humor mejore es a través de esencias agradables, que no sólo nos harán sentir mejor, sino que nos llevan a marcar objetivos más altos y experimentar un sentido de autoeficacia mayor. Eso sí, no hay que olvidar que si el baño es un lugar de inspiración, éste tendrá que oler bien, con jabones y velas exóticos, por ejemplo.

Anima la estimulación mental
Parte de lo que hace que una visita al cuarto de baño sea tan productiva es que representa una de las pocas ocasiones de la jornada laboral en la que la atención fisiológica está dirigida hacia dentro. Pero no sólo hace falta esto, sino que es necesario conseguir una atención interior para conseguir ideas frescas. Recuerda la última vez que viste una pintada en la puerta del baño y pensaste qué le pasaría por la cabeza a la persona que lo hizo. Y es que no podemos evitar pensar en las cosas que vemos, pero sí podemos elegir a qué mirar. Por eso es importante rodearse de material mentalmente estimulante en nuestro puesto de trabajo, como colgando obras de arte, comprando revistas de nuevas tendencias o utilizando marcos de fotos digitales.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir