Tendencias

Los robots les robarán más trabajo a los hombres que a las mujeres

robotsCada vez son más las voces que apuntan a que el mundo está al borde de una nueva revolución industrial en la que los avances en el campo de la inteligencia artificial harán que gran parte del trabajo humano se quede obsoleto a un ritmo implacable.

En este sentido, dos investigadores de Oxford llevaron a cabo un estudio para averiguar cuáles son las habilidades que se requieren en más de 700 ocupaciones diferentes y determinar cuántos de ellos serían susceptibles a la automatización en un futuro cercano. Pero los hallazgos son desoladores: concluyeron que, de aquí a unas décadas, las máquinas podrían hacerse con más del 47% de los puestos de trabajo de hoy en día.

Aunque se trata de una predicción calamitosa, sus consecuencias no caerán sobre la sociedad de manera uniforme. Un vistazo más cercano a los datos revela un patrón sorprendente: los trabajos realizados principalmente por mujeres son relativamente seguros, mientras que los que realizan normalmente los hombres están en riesgo.

No es ninguna sorpresa que, pese a los avances en materia de igualdad en el mercado laboral, muchas profesiones continúan presentando un alto grado de discriminación de género. Por ejemplo, de los 3 millones de conductores de camiones de Estados Unidos, más del 95% son hombres; de los casi 3 millones de puestos de secretarias y asistentes administrativos, más del 95% son mujeres. Mientras que los vehículos autónomos son una posibilidad no muy lejana que podrían hacer que los trabajos como conductor se evaporaran, los empleados de apoyo para oficinas no sufren dicha amenaza, al menos no de forma inminente.

Este patrón se mantiene en muchas de las ocupaciones con mayor sesgo de género. Los hombres ocupan el 97% de los 2,5 millones de empleos de construcción y carpintería de Estados Unidos. El estudio de Oxford calcula que estos trabajadores tienen más de un 70% de posibilidades de ser reemplazados por robots. Por el contrario, las mujeres ocupan el 93% de los puestos de enfermería y su riesgo de obsolescencia es extremadamente pequeño: apenas un 0.009%.

¿Cuál es la causa de este patrón? Las habilidades mostradas por la próxima ola de máquinas inteligentes se adaptan mejor a las ocupaciones que actualmente dominan los hombres. Muchos de los puestos de trabajo ocupados por hombres implican percepción y manipulación, a menudo junto a esfuerzo físico, como martillear algo o talar árboles. Los últimos robots móviles combinan sistemas sensoriales avanzados con sistemas hábiles de manipulación que realizan con éxito este tipo de tareas.

Otras profesiones dominados por hombres más cerebrales tampoco son seguras. Por ejemplo, muchas ocupaciones que requieren experiencia y juicio, como los comerciantes de materias primas, están siendo superadas por los programas de aprendizaje de máquinas cada vez más sofisticadas.

Por el contrario, las mujeres suelen trabajar en entornos menos estructurados en los que la capacidad de leer las emociones y las intenciones de la gente son fundamentales para el éxito. Si su trabajo implica distraer a un paciente al tiempo que ofrece una inyección, adivinar si un bebé que llora quiere una botella o un cambio de pañal, o intentar calmar a un cliente furioso, usted no necesita preocuparse de que un robot le quite el trabajo, al menos en el futuro cercano.

Entonces, ¿en qué van a ser buenas las nuevas máquinas? Para empezar, van a estar bien adaptadas a las tareas que se especifican con facilidad y ofrecen criterios objetivos para el éxito. Estas características permiten a un ingeniero codificar los requisitos de forma programática y medir los resultados. Es fácil entender lo que se supone que un pintor robot debe hacer y cómo ver si ha hecho bien su trabajo o no; en cambio, es más difícil evaluar si un paciente con demencia podría estar más cómodo con una manta más caliente. Las computadoras también sobresalen en tareas que se benefician de la coherencia, la atención y la objetividad, como el lavado de ventanas, la gestión del flujo de tráfico aéreo, o la asignación de taxistas a las peticiones de viajes.

Otra de las características que afectan a la seguridad de un trabajo es la amplitud de habilidades que se requiere. Las computadoras no están generalmente diseñadas para sustituir a los trabajadores, sino que normalmente automatizan tareas específicas, haciendo que un trabajador sea más productivo. Pero cuando un sistema automatizado puede coincidir con toda la gama de talentos de los trabajadores, sus servicios ya no son necesarios. Así que mientras más amplias y variadas sus tareas, más difícil será para que le reemplace.

En resumen, los trabajos que hoy en día son más frecuentes entre las serán los que predominen en el futuro. A gran escala, este patrón podría dar lugar a un cambio involuntario en la división del trabajo, por ejemplo con más maridos que se dedican a las tareas del hogar mientras sus esposas están en la oficina. Sin embargo, supondrá que habrá más familias que intentan sobrevivir con un solo sueldo, mientras que los hombres podrían sentir ansiedad por no tener un lugar en el mundo laboral.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir