Tendencias

La moda italiana, en peligro por el coronavirus

"Made in Italy": ¿terminará deshilachándose la moda italiana por culpa del coronavirus?

Italia, uno de los países más pujantes en la industria de la moda, ve amenazado uno de sus sectores de actividad más prósperos por culpa del coronavirus.

italia coronavirusCon más de 10.000 contagios por coronavirus Italia es ya el segundo país más afectado del mundo por el coronavirus. Y está cerrado, no en vano, a cal y canto desde hace un par de días.

Una de las industrias más pujantes del país transalpino es aquella con el foco puesto en la moda y en el sector textil, que se ve amenazada por cuantiosas pérdidas (y por una eventual recesión) por culpa del coronavirus.

Acechada por la alargadísima y lóbrega sombra del coronavirus, la industria de la moda, esa que con tantísimos ceros contribuye al PIB de Italia, reclama soluciones urgentes al ejecutivo de Giuseppe Conte.

Gimmi Baldinini, propietario de la veterana firma de zapatos del mismo nombre (este año la compañía celebra su 110º aniversario), aboga por lo pronto por relajar la presión fiscal sobre las empresas adscritas al universo de la moda que tienen radicada su producción en tierras italianas.

"Si el Gobierno no ayuda, estará en juego de la fabricación de artículos de moda en Italia. Nos jugamos mucho", advierte Baldinini en declaraciones a TextilWirtschaft.

El coronavirus brinda de Italia la oportunidad de recuperar parcialmente la producción de moda italiana llevada en su día a Asia. Pero para poder apostar por el "reshoring", el Ejecutivo debe procurar incentivos comerciales a las empresas, subraya Baldinini.

La moda italiana, abocada a cerrar el año con pérdidas

"Si el Gobierno así lo hace, yo seré el primero en abrir aquí nuevas fábricas", asegura el empresario (que tiene la mirada puesta particularmente en el sur de Italia). A su juicio, si la moda "made in Italy" se libera poco a poco del yugo de Asia, se beneficiará la cadena de suministro de todo el país en su conjunto. "Sería algo bueno para el 'made in Italy'", apostilla.

Aunque desde Roma se destinarán 3.600 millones de euros para frenar el impacto del coronavirus, sobre Italia se cierne inevitablemente la sombra de una más que posible recesión.

El banco estadounidense Goldman Sachs da por sentado que la economía italiana se contraerá durante el primer semestre de 2020. Y por la crisis se verán afectados particularmente los retailers (muchos de ellos con el foco puesto en la moda).

Minoristas como OVS y Geox reportan ya caídas de dos dígitos en el índice de frecuencia a sus tiendas y una merma en las ventas de hasta el 50%.

Tampoco pintan bien las cosas para las firmas italianas de lujo. Más de una tercera parte de la facturación de Salvatore Ferragamo y Tod's echa raíces en la región de Asia Pacífico. Razón de más para que la entidad financiera suiza USA haya rebajado sustancialmente las previsiones de crecimiento de ambas empresas de cara a los próximos meses. "En el transcurso de los próximos dos años Tod's cerrará con pérdidas", aseguran los analistas de UBS.

La epidemia del coronavirus obliga por lo pronto a la industria de la moda a acelerar su transformación digital, incorporando tecnología en sus tiendas físicas (con probadores virtuales, por ejemplo) y apostando fuerte por el e-commerce (un ámbito en el que las firmas de lujo todavía flojean pese a los avances implementados en los últimos tiempos).

Te recomendamos

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir