Tendencias

La BBC insta a la unión de recursos globales contra la manipulación de vídeos

La manipulación de vídeos: la gran amenaza para editores y marcas

La manipulación de vídeos ha puesto en serios aprietos a grandes referentes globales de la información como la BBC. Y este problema, nacido en la Deep Web, pondrá su objetivo en las marcas en cualquier momento.

ManipulacionEn los últimos meses estamos asistiendo al crecimiento de una tendencia que preocupa cada vez más a los editores de noticias: la manipulación de vídeos.

Hasta hace poco tiempo alterar los clips de vídeo era una tarea compleja. Pero las nuevas tecnologías han perfeccionado los programas de edición existente y creado otros mucho más profesionales. Y a esto está contribuyendo de forma notable la inteligencia artificial.

La primera industria en aprovechar los avances en materia de edición de vídeo ha sido la del porno. Desde hace ya algún tiempo distintos programas han permitido por ejemplo cambiar las caras de los actores y actrices porno por las de celebridades con mejor o peor resultado.

Pero estas tecnologías van mucho más de la industria del porno. El productor estadounidense Jordan Peel dejó muy claro el peligroso potencial de las nuevas herramientas. Lo hizo manipulando un vídeo del ex presidente de Estados Unidos Barack Obama.

Sincronizó sus labios con un discurso inventado al que dio voz imitando a la de Obama. El resultado, aunque no perfecto, era realmente fascinante.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí.

Resulta tan fácil como preocupante imaginar las implicaciones que estos programas y herramientas de edición podrían tener.

Especialmente en lo referente a las potenciales amenazas de seguridad pública que podría generar la difusión de información errónea o manipulada.

Jamie Angus es uno de los máximos exponentes en la lucha contra las noticias falsas. El director global de servicios de la BBC destaca en una entrevista concedida a Campaign que la falsificación de vídeos es un gran desafío ante la rapidez con la que pueden extenderse.

“Vemos un gran problema ante el hecho de que nuestras noticias puedan ser falsificadas por terceros. Esto nos plantea un desafío reputacional a nivel internacional”.

“Nos preguntamos como podemos detectar estas falsificaciones, cómo automatizar el sistema de detección y cómo podemos asociarnos con otros grupos para crear un conjunto común de estándares que automaticen este ejercicio de observación”.

Distintos tipos de falsificaciones

Hay que diferenciar dos tipos dentro de este contenido. El primero hace referencia a piezas reales pero que se atribuyen a la BBC por error como por ejemplo documentales en los que nada ha tenido que ver la cadena.

En el otro extremo nos encontramos con vídeos falsos editados a imagen y semejanza que los de la BBC con el único propósito de difundir informaciones erróneas o que únicamente interesan a un segmento concreto.

El mejor ejemplo lo encontramos en 2017 durante las elecciones presidenciales de Kenia. Angus explica que se emitió un vídeo en el programa de la BBC Focus on Africa sobre los candidatos que no había sido elaborado por la cadena.

Debido a que su calidad era los suficientemente profesional como para engañar a los espectadores la BBC se vio obligada emitir un comunicado dejando claro que esa pieza no era de la cadena.

El problema es que los comunicados no son el mecanismo más eficiente para frenar estos contenidos.

Aunque sean desmentidos se mueven con velocidad en las redes sociales e internet. Y esto puede afectar también a las marcas.

El papel de las redes sociales

Dan Ko, vicepresidente senior de la consultora digital asiática Ruder Finn Innovation Studios, destaca que las marcas y los profesionales del marketing han sido conscientes desde el primer momento de la importancia de las falsificaciones de vídeo.

Estos vídeos corren como la pólvora en la Deep web y de ahí pueden saltar a internet y llegar a millones de usuarios en cuestión de minutos.

Ko está seguro de que alguna marca o empresa importante acabará siendo víctima de algún escándalo de este tipo debido a las redes sociales.

La BBC se encuentra actualmente en conversaciones con WhatsApp en relación al intercambio de contenidos en las próximas elecciones abril y mayo en la India.

WhatsApp no nació como una plataforma de consumo de noticias digitales, pero, dado que es así como muchos lo utilizan, la BBC está explorando una vía que permitiera a los editores de noticia publicar informaciones directamente en el servicio de mensajería instantánea.

Si bien Ko no cree que las compañías y sus marcas puedan hacer mucho por evitar ser víctimas de estos contenidos, Angus insta a los editores de noticias a que adopten enfoques más proactivos.

Motivo por el que una de las grandes prioridades para la BBC este 2019 es la creación de protocolos para que los ordenadores les ayuden a resolver este problema.

Esto implicaría automatizar la indexación y la búsqueda de contenido online para detectar vídeos manipulados lo que permitiría a los editores decidir rápidamente cómo actuar.

Pero, aquellos que creen que las trampas resultantes de las nuevas tecnologías les tienen en el punto de mira, piensan que nada se puede hacer. Lo que sí está claro es que cada vez es más necesaria la unión de recursos por parte de marcas, periodistas, plataformas y gobiernos.

Te recomendamos

FOA

The trade lab

vueling

México

Compartir