Tendencias

La consultora McKinsey, ¿cómplice del régimen de Arabia Saudí?

McKinsey habría ayudado a Arabia Saudí a identificar voces críticas contra el régimen

Según The New York Times, Arabia Saudí habría empleado un informe elaborado por la consultora McKinsey para identificar a voces críticas contra el régimen.

mckinseyCuando la desaparición del periodista saudí Jamal Kashoggi continúa haciendo correr ríos de tinta, The New York Times se ha descolgado recientemente con una historia que no ha hecho sino echar más gasolina a un escándalo ya de por sí altamente inflamable.

En su informe la prestigiosa cabedera neoyorkina da cuenta de la actividad (absolutamente frenética) del régimen de Riad en las redes sociales y de cómo sus dirigentes habrían utilizado información recopilada por la consultora McKinsey para hacer frente a las voces críticas dentro del país saudí.

De acuerdo con The New York Times, la empresa estadounidense McKinsey habría recibido el encargo por parte de Riad de elaborar un informe sobre la percepción pública en Arabia Saudí de las medidas de ahorro anunciadas por el régimen en el año 2015.

Del informe (del cual el diario estadounidense facilita una copia) se desprende que las controvertidas medidas de ahorro fueron discutidas fundamentalmente en las redes sociales y que las opiniones allí vertidas fueron sobre todo de cariz negativo.

En Twitter el debate en torno a las medidas de ahorro del régimen saudí estuvo alentado fundamentalmente por tres personas (a las que McKinsey no duda en poner nombres y apellidos en su informe):

- El escritor Khalid al-Alkami

- Omar Abdulaziz, un joven disidente en Canadá

- Un usuario anónimo que se hace llamar Ahmad

Después de que el informe de McKinsey viera la luz, uno de las personas puestas en él en la picota habría sido detenida, según el grupo de derechos humanos ALQST.

El disidente Omar Abdulaziz asegura en declaraciones a The New York Times que el gobierno saudí arrestó a dos de sus hermanos y hackeó además su teléfono móvil.

Además, la cuenta del usuario anónimo “Ahmad” fue presuntamente clausurada.

A la luz de las revelaciones del rotativo neoyorkino la consultora McKinsey dice sentirse consternada. La compañía asegura estar “horrorizada” ante la posibilidad de que se haya hecho un mal uso del informe que le encargó en su día el régimen de Riad. Y por eso investigará cómo y con quién se compartió el documento de marras.

“Nunca nos fue encomendada por parte de ninguna autoridad de Arabia Saudí la realización de un informe especialmente dirigido a identificar a voces críticas”, señala McKinsey en su cuenta oficial en Twitter.

El pasado sábado, y ante la cada vez más vociferante presión internacional, Arabia Saudí admitió que el periodista Jamal Kashoggi fue asesinado a principios de octubre en el consulado del país de la Península Arábiga en Estambul.

De acuerdo con la fiscalía general de Riad, una pelea dentro del consulado se habría traducido supuestamente en la muerte del periodista. Y como consecuencia del suceso habrían sido detenidos 18 ciudadanos de Arabia Saudí y habrían sido despedidos asimismo dos asesores de alto rango del príncipe heredero Mohammed bin Salman y tres empleados de los servicios secretos del régimen.

The New York Times asegura en su informe que los esfuerzos de Arabia Saudí por silenciar a las voces críticas se han recrudecido aún más en el transcurso de los últimos tiempos. Al parecer el régimen saudí dispondría de un auténtico ejército de trols encargados de acosar en Twitter a Kashoggi y otros adversarios de la monarquía absoluta imperante en el país árabe.

Arabia Saudí habría levantado un suerte de “granja de trols” en Riad. Y la casa real saudí habría llegado al extremo de infiltrar a un espía en Twitter para vigilar de cerca a sus adversarios políticos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir