líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las mentiras tienen las patas muy cortas en el packaging (pero aun así corren que se las pelan)

Tendencias en MarketingLas mentiras son tristemente habituales en el packaging de las marcas

Las mentiras (gordísimas) que cuentan las marcas al consumidor en su packaging

Las mentiras tienen las patas muy cortas en el packaging (pero aun así corren que se las pelan)

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

En el packaging no es oro todo lo que reluce y las refulgentes promesas que allí se cobijan son a menudo mentiras puras y duras.

En el packaging no es en modo alguno oro todo lo que reluce y las promesas que tan profusamente desfilan por los envases de las marcas son a menudo mentiras con todas las de la ley. Esas mentiras son las que la Asociación Central de Consumidores de Hamburgo coloca precisamente bajo los focos en los premios anuales «Mogelpackung des Jahres» (algo así como fraude de año en español).

El producto más votado (por los propios consumidores por supuesto) en la última edición de tan infames galardones ha sido la salsa de paprika Homann, que ha arrasado en las votaciones y ha acaparado el 88% de los votos.

La razón tras este elevado porcentaje de votos es que este producto, otrora denominada «salsa gitana», aprovechó su cambio de denominación para subir masivamente el precio y aun así recortar sustancialmente la cantidad de salsa alojada en las entrañas de su packaging.

Antes de cambiar de nombre la salsa de paprika de Homann contenía 500 mililitros de productos y costaba 99 céntimos. Y tras volver a pasar por la pila bautismal, sus tarros pasaron a albergar apenas 400 de producto y a tener un precio de 1,49 euros. La sucia treta utilizada por Homann en su salsa de paprika es aplicada además en otros productos del porfolio de la marca.

Muchas marcas aprovechan cambios en su packaging para subir los precios o reducir la cantidad de producto

Encaramados a la segunda y la tercera plaza respectivamente el ranking de la vergüenza de la Asociación Central de Consumidores de Hamburgo están las chocolatinas KitKat de Nestlé y los barquillos de chocolate Perpetum de Bahlsen. En ambos productos el precio permaneció invariable, pero menguó, no obstante, la cantidad de producto en los envases. Las chocolatinas de KitKat contienen actualmente cuatro barritas en lugar de cinco. Y Bahlsen ha restado, por su parte, 30 gramos al packaging de los barquillos Perpetum.

La cuarta plaza en la lista es para las salsas listas para servir Rahm Sosse de Knorr, que antes se comercializaban en packs de tres y se venden ahora en packs de dos.

Completa el Top 5 de engaños los barquillos de chocolate de Griesson, que han elegido cobijarse en un packaging dos veces más grande que el anterior y aun así agasajan al consumidor con un único barquillo más.

En vista de los llamativos embustes que se abren paso impunemente en el packaging de las marcas, la Asociación Central de Consumidores de Hamburgo recomienda a los consumidores mirar con lupa los envases que arrojan en el carrito de la compra.

 

Una araña se enamora hasta las trancas del nuevo Galaxy S22 Ultra en este gracioso spot de SamsungAnteriorSigueinteDiez consejos para "huir" del algoritmo de precios personalizados

Contenido patrocinado