líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La icónica bandana de 'Rosie the Riveter' se transforma en mascarilla

La mítica bandana del icono feminista "Rosie the Riveter" muta en la era del COVID-19

Una de las muchas mujeres a las que "Rosie the Riveter" se encargó de poner rostro en uno de los carteles más famosos de la Segunda Guerra Mundial ha decidido confeccionar mascarillas con idéntico estampado al de la emblemática bandana del póster.

rosie the riveterAllá por la Segunda Guerra Mundial, cuando la humanidad fue confrontada con uno los momentos más aciagos de la historia, las mujeres que acudían a trabajar a las fábricas cubrían sus cabezas con bandanas para así controlados sus mechones de pelo (a menudo rebeldes) y mantener simultáneamente a raya el sudor.

Esas féminas son representadas en el icónico póster «Rosie the Riveter» (Rosa la remachadora en español), donde su protagonista porta una bandana de color rojo con lunares blancos.

Pues bien, una de las muchas mujeres a las que «Rosie the Riveter» se encargó de poner rostro en uno de los carteles más míticos nacidos al calor de la Segunda Guerra Mundial ha decidido confeccionar mascarillas con idéntico estampado al de la emblemática bandana para que los estadounidenses puedan protegerse de la pandemia del COVID-19.

Durante años Mae Krier, de 94 años, ha cosido bandanas y las ha donado a las mujeres que luchan junto a ella en Capitol Hill para que el Congreso de Estados Unidos se avenga a reconocer las contribuciones de féminas como ella durante la Segunda Guerra Mundial.

Cuando el COVID-19 recaló el pasado mes de marzo en tierras estadounidenses, Krier decidió emplear su maestría para la costura para la confección de mascarillas faciales para sus amigos y familiares.

La bandana de «Rosie the Riveter» es ahora una mascarilla

Tal y como recoge la CNN, alguien se hizo del eco de la iniciativa de Krier en Facebook y ésta recibió una auténtica ola de peticiones para la confección de mascarillas. La buena de Mae ha cosido ya aproximadamente 300 mascarillas, pero tiene pendiente la confección de otras mil.

Durante la Segunda Guerra Mundia Krier trabajó en la factoría del gigante de la aeronáutica Boeing. Y durante los últimos años ha formado un «lobby» junto con otras mujeres para que «Rosie the Riveter» (en representación de otras muchas «Rosies» anónimas) sea agasajada con la Medalla de Oro del Congreso, una medalla que se exhibiría más tarde en el Museo Nacional de Historia Americana.

En 2019 un proyecto de ley llegó al Senado de Estados Unidos, pero a día de hoy la norma no dispone de apoyo suficiente para ser aprobada.

Sin embargo, la situación podría cambiar, según Fast Company. Las mascarillas de Krier han copado muchísimos titulares en los medios y están sirviendo para recordar a los estadounidenses cómo las mujeres ayudaron a su país a salir de uno de los periodos más tenebrosos de su historia.

Los 6 "flotadores" del marketing para navegar rumbo a la nueva normalidadAnteriorSigueintePODCAST: La publicidad del verano en el año del COVID-19

Noticias recomendadas