Tendencias

El modelo Airbnb sirve para roto y para un descosido (y también para producir energía)

airbnbAirbnb, el famoso mercado comunitario para publicar, descubrir y reservar viviendas, ha vuelto completamente del revés el sector hotelero, que por obra y gracia de esta plataforma vive pegado (cada vez más) al universo de la economía colaborativa.

Sin embargo, el exitoso modelo inaugurado en 2008 por Airbnb es aplicable a muchísimos otros sectores de actividad, también el de la energía. Así lo cree al menos Heiko von Tschischwitz, responsable de proveedor ecológico alemán de energía Lichtblick.

“Creo firmemente que el próximo gran paso en este sector será la creación de una suerte de Airbnb para la energía”, asegura von Tschischwitz en una entrevista concedida a Spiegel.

A juicio de von Tschischwitz, es muy probable que en un futuro (más cercano que lejano) existan plataformas a través de las cuales los pequeños consumidores podrán abastecerse a sí mismos de energía y también a otras personas. Y es a la creación de este tipo de plataformas a las que aspira precisamente Lichtblick.

“Si el consumidor produce energía por sí mismo, ésta pasa a ser de su propiedad”, recalca von Lichtblick. En este sentido, “el consumidor puede decidir libremente lo que hace con la energía que él mismo ha producido. Da igual si quiere proporcionar energía a su vecino o si quiere donarla a una casa de refugiados”, señala el máximo responsable de Lichtblick.

Tschischwitz es el máximo estandarte de una nueva manera de concebir el abastecimiento de energía. Una manera en la que el consumidor no depende de grandes corporaciones para abastecer de energía su hogar, produce su propia energía y la revende (o la dona) a su antojo.

El modelo Airbnb, tan temido (quizás con razón) por algunos, está abocado a provocar un terremoto de muchos grados en la escala de Richter en el jugoso mercado energético.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir