líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Óscar García-Pañella (IEBS): "Gracias a la gamificación creamos experiencias memorables para el usuario"

¿Ha oído hablar de la gamificación? Se trata del uso de las mecánicas de juego con fines que no son propiamente el entretenimiento, sino el cumplimiento de objetivos empresariales.

No es infrecuente que en entornos vinculados a internet las marcas nos inviten a «jugar» y ganar premios, créditos, descuentos y reconocimientos al alcanzar ciertos objetivos, pero: ¿qué hay de lograrlo gracias al «enamoramiento» del usuario, que «se ofrece» dado que recibe sorpresas amenizadas con todo tipo de actividades placenteras? ¿Cómo se diseñan los motivadores que fructifican en mecánicas que resulten siempre divertidas y permitan que elijamos qué hacer, cuando queremos hacerlo y que además disfrutemos de un nivel de dificultad justamente ajustado? ¡Permitamos que nuestros usuarios compartan, se relacionen, disfruten de buenas historias, dominen las actividades e incluso que mejoren el mundo!
Siempre desde un punto de vista divertido. Y apliquémoslo a muchos sectores finales, además de al marketing.

Óscar García-Pañella es uno de los mayores expertos en gamification de nuestro país y ahora también director del Máster en Gamification y Narrativa Transmedia que ha puesto en marcha IEBS, la Escuela de Negocios de la Innovación y los Emprendedores.

Como explica el director, con las técnicas de gamificación “no vamos a trabajar solo elementos de juego que de alguna manera programen a nuestros usuarios finales sino que les vamos a proponer que hagan cosas que sabemos que les gustan”. Gracias al conocimiento del usuario y las técnicas de gamificación y narrativa transmedia podemos crear escenarios que sabemos que son del agrado del usuario y, por tanto, cooperarán porque realmente quieren hacerlo. De esta forma, los conectamos con nuestros objetivos empresariales.

“En el Máster en Gamification el alumno aprenderá cuáles son los equilibrios que hay que manejar para diseñar una buena campaña de gamificación. Estos polvitos mágicos que de alguna manera vamos a lanzar sobre nuestro producto o servicio”, explica Óscar.

“Nosotros queremos que los alumnos aprendan haciendo”, concreta. Un aspecto muy anclado a la metodología de la escuela de negocios, que basa la enseñanza de sus alumnos en el aprendizaje práctico. La teoría sirve de base para aplicarla posteriormente a casos reales que se plantean durante el Master y que el alumno tiene que desarrollar, simulando situaciones que luego se le van a dar en su entorno de trabajo.

Gamification: el perfil del profesional capacitado para crear experiencias memorables

Hablar de gamificación no implica únicamente centrarnos en sistemas de recompensa que se sustenten en juegos, en medallas, trofeos, rankings y clasificaciones. Esos son algunos elementos que se pueden usar pero que si no tienen ningún objetivo final no tienen sentido dentro del campo de la gamificación.

El diseño de la estrategia y su implementación exige el uso de ambos hemisferios cerebrales. Hay que trabajar mucho la parte humana pero sin olvidar nunca los aspectos racionales que hemos de usar para establecer unos objetivos claros y factibles. El perfil del profesional que puede dirigir su carrera hacia la gamificación es muy amplio.

“No queremos quedarnos solo con la disciplina del marketing”, explica García Pañella. La gamificación se puede aplicar a numerosos campos: los recursos humanos, las ventas, la medicina, salud, el deporte, sector turístico, empresas de internet… Y el espectro de profesionales implicados en el desarrollo de las acciones de gamificación también lo es: humanistas, diseñadores, game designers, informáticos, del campo del marketing, recursos humanos…”.

Para entender los beneficios de aplicar la gamificación en una empresa hay un ejemplo clásico. “Tú quizás tengas un bar un restaurante. Podrías hacer que, cuando las personas entraran, además de degustar y disfrutar con tu comida se sintieran increíblemente a gusto. A lo mejor no saben bien por qué pero la música está al volumen adecuado, además es el grupo que les gusta, el color de las paredes es absolutamente perfecto, los camareros molestan solo lo justo… Cuando yo llego a ese restaurante en el que está muy bien pero no sé por qué y no se debe solo a la comida. Este restaurante está gamificado, me cuenta una buena historia, tiene la estética que me gusta, plantea determinados retos que me hacen sentirme útil, tiene una cierta visibilidad… eso de alguna manera es lo que tenemos que aprender y nos lo llevamos para aplicarlo a nuestro sector”.

El mercado necesita profesionales que dominen ese “pegamento estético” tan potente que hace que todos los aspectos que rodean a un producto o servicio se peguen y funcionen entre ellos”. En definitiva, saber aplicar una capa de gamificación. “Para ello, la formación es fundamental”, concluye el director.

 

Apple estrenará septiembre con 2 nuevos iPhones debajo del brazoAnteriorSigueinteLinkedIn baja la edad mínima de sus usuarios a 14 años y apuesta por el mundo académico, ¿LinkeTeen?

Noticias recomendadas