Tendencias

El misterio de los envases eternamente menguantes

El packaging en el país de los enanitos: ¿por qué mengua el tamaño de los envases?

Las marcas de alimentación se están colgando del brazo de envases más y más pequeños para atender los nuevos y frugales hábitos de consumo del consumidor.

packaging¿Menos es más? Las estanterías de los supermercados se están llenando en los últimos de tiempos de envases más y más pequeños con los que las marcas tratan de hacerse eco de las nuevas (y más comedidas) tendencias de consumo. ¿El problema? Que esta moda, además de no ser precisamente ecológica, puede potencialmente inflar (hasta el infinito y más allá) los precios.

Refrescos en latas de 15 centilitros, minitarros de crema de chocolate para untar y salmón ahumado en envases de apenas 50 gramos. Los alimentos comercializados en nuevos y minúsculos formatos se han convertido en la norma en el punto de venta.

“Hay una clara tendencia que apunta hacia los envases más pequeños en las tiendas”, asegura Wolfgang Adlwarth, experto en retail de la empresa de investigación de mercados GfK, en declaraciones a Chip.de.

Una de las empresas que está capitaneando esta tendencia de nueva hornada es Coca-Cola, que tras varios ensayos a nivel local, comenzará en abril a comercializar en toda Alemania diminutas latas de apenas 15 centilitros. En España la célebre multinacional también optó también hace unos meses por “adelgazar” las latas de sus refrescos. Sin embargo, la “dieta” fue en aquella ocasión menos radical y Coca-Cola redujo el tamaño de sus latas de los 33 centilitros habituales a los 25 centilitros.

En junio Coca-Cola tiene previsto agasajar también con “minilatas” de 15 centilitros a los fans en tierras germanas de Fanta. “La demanda de envases más pequeños por parte del consumidor va en aumento”, constata un portavoz de la empresa de bebidas refrescantes.

“La gente pasa cada vez más tiempo fuera de casa y buena parte de su consumo tiene lugar de puertas para afuera. Además, los hogares son cada vez más pequeños. Y algunos consumidores desean controlar la ingesta de azúcar y calorías”, argumenta Coca-Cola.

El sector de las bebidas refrescantes no es, de todos modos, el único que se está dejando tentar por los “minienvases”. La tradicional crema de chocolate y avellanas para untar se está empezando a comercializar también en envases mucho más pequeños que el tamaño estándar de 250 gramos.

En el afán de los envases por encoger y hacerse más y más pequeños confluyen varias tendencias. Una de ellas es el creciente número de hogares con solteros y ancianos, a quienes los envases habituales les parecen a todas luces sobredimensionados (atendiendo a sus frugales necesidades).

Otra tendencia que está llevando en volandas la moda de los “minienvases” es el consumo (cada vez más significativo) que tiene lugar fuera del hogar. Quien a mediodía desea llevarse algo a la boca y está fuera de casa prefiere evidentemente que el producto venga provisto de un envase pequeño y manejable.

De todos modos, más allá de para los consumidores, para los retailers y los fabricantes el “minipackaging” resulta también sumamente interesante, asegura Adlwarth.

Aunque algunos consumidores prefieren pasarlo por alto, lo cierto es que quienes compran café en cápsulas se gastan bastante más que quienes se decantan por el clásico café de filtro (comercializado en paquetes de kilo).

Y también quienes adquieren “minilatas” de Coca-Cola deben estar dispuestos a rascarse más el bolsillo que si compraran la bebida refrescante en botellas de litro o dos litros.

El precio no es, en todo caso, la única desventaja que llevan aparejados los “minienvases”. La proliferación de envases pequeños hace también más y más grande la montaña de desperdicios.

Para rebajar en unos cuantos metros de altura esa montaña los expertos en medio ambiente recomiendan a los consumidores que traten de renunciar a los envases superfluos en sus compras. Pero si aquello que compran viene en envases más y más pequeños, esa recomendación tiende inevitablemente a diluirse en agua de borrajas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir