Tendencias

La Comisión Europea declara la guerra a los productos de plástico

Pajitas, platos, cubiertos y bastoncillos de plástico estarán prohibidos por ley en la UE

Bruselas presentó ayer un ambicioso paquete de medidas contra la contaminación marina donde destaca la prohibición de artículos de plástico (habitualmente de un solo uso) como pajitas para bebidas, cubiertos y bastoncillos.

plasticoLa Comisión Europea (CE) está dispuesta a declarar la guerra a los plásticos, cuyo uso indiscriminado tiene literalmente ahogados a los mares y a los océanos. El Ejecutivo de la Unión Europea presentó ayer una serie de medidas para dar el alto a la producción de plásticos e intentar poner así coto a la contaminación marina.

Entre las medidas propuestas por la CE destaca la prohibición de artículos de plástico (habitualmente de un solo uso) como pajitas para bebidas, cubiertos y bastoncillos para los oídos.

El proyecto de Bruselas posa su mirada en diez productos de plástico de un solo uso que son hallados habitualmente en las playas y en los mares europeos, y también en distintos aparejos de pesca.

Todos estos materiales constituyen el 70% de toda la basura marina, de acuerdo con la CE.

El objetivo del Ejecutivo de la UE es reducir a la mitad los desperdicios ocasionados por estos productos para evitar así daños al medio ambiente que llevarían aparejados unos costes de 230.000 millones de euros en 2030 y la emisión de 3,4 millones de toneladas equivalentes de dióxido de carbono durante ese mismo año.

Bruselas busca en primer lugar la prohibición de determinados productos de plástico para los cuales existen alternativas “disponibles y accesibles económicamente”. Este veto afectará a bastoncillos, cubertería, platos, pajitas para beber, agitadores de bebidas y varillas de globos, que deberán ser fabricados “exclusivamente” con materiales sostenibles.

“Estos productos no desaparecerán. Simplemente se fabricarán con otros materiales”, puntualiza Frans Timmerman, vicepresidente primero de la Unión Europea.

Por otra parte, los envases para bebidas de plástico estarán única y exclusivamente autorizados si su diseño permite que las tapas y los taponen continúen adheridos al resto del producto.

Bruselas tiene asimismo intención de obligar a los estados miembros a recolectar para su posterior reciclaje el 90% de las bebidas envasadas en recipientes de plástico. Y proyecta también introducir una serie de medidas para reducir el uso de vasos y recipientes plásticos de comida.

El proyecto del Ejecutivo prevé que los fabricantes de productos plásticos contaminantes cubran parte de los gastos de gestión y limpieza de los desperdicios, y que se involucren asimismo en campañas de concienciación sobre el uso de paquetes y bolsas de comida, vasos y botellas de plástico, colillas de cigarros, toallitas húmedas, globos y bolsas de plástico.

La CE quiere introducir igualmente nuevos requisitos de etiquetado para las toallitas húmedas y otros productos sanitarios con el último objetivo de informar a los consumidores sobre su impacto en el medio ambiente y sobre la manera más conveniente de eliminar estos residuos.

En lo referente a los aparejos de pesca, Bruselas solicita a los fabricantes de estos productos que asuman parte de los costes de su recogida en los puertos y que se involucren también en su transporte y tratamiento. Al fin y al cabo, recalca el Ejecutivo, estos materiales constituyen el 27% de la basura en las playas.

"Los plásticos de un solo uso no son una opción inteligente desde el punto de vista económico y ambiental y las propuestas que se presentan hoy ayudarán a las empresas y a los consumidores a evolucionar hacia alternativas sostenibles. Europa tiene la oportunidad de asumir el liderazgo", recalca Jyrki Katainen, vicepresidente de la CE para el Empleo, el Crecimiento y la Inversión

Con este ambicioso paquete de medidas la CE va más allá que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que la semana pasada apostó por la introducción de impuestos más duros sobre la fabricación y el uso de plásticos nuevos, forzando, por ejemplo, al consumidor a pagar por bolsas de un solo uso.

En España el pago por bolsas de plástico de un solo uso comenzará a ser obligatorio en todos los comercios a partir del próximo 1 de julio.

Te recomendamos

A3

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir