líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Un año de soledad o cómo la pandemia ha

Tendencias en Marketing¿Cómo ha cambiado la pandemia las relaciones en el trabajo?

El nocivo efecto de la pandemia en las relaciones de trabajo

Un año de soledad o cómo la pandemia ha "enjaulado" en silos las relaciones en el trabajo

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra Actualizado el

Aunque los empleados tienen más reuniones que nunca en tiempos de pandemia, se lamentan también de estar lastrados por índices más elevados de aislamiento.

A muchos les costará recordar aquella época, tristemente remota, en la que nos topábamos con nuestros colegas en el pasillo y departíamos alegremente con ellos sobre nuestros planes de fin de semana o los proyectos laborales que teníamos entre manos. Las conversaciones casuales y aparentemente insustanciales que manteníamos otrora con nuestros compañeros de trabajo nos parecen ahora, contemplándolas en retrospectiva, extraordinariamente valiosas.

El ubicuo teletrabajo no ha hecho sino poner en valor las interacciones informales que hasta hace un año eran el pan nuestro de cada día en el trabajo (y que hacía definitivamente menos latosas la jornadas de ocho horas en la oficina).

Tales interacciones son sumamente beneficiosas tanto para los empleados como para las organizaciones y permiten que el conocimiento y la información fluyan de manera mucho libre. El capital social emanado de esas interacciones casuales da fuelle asimismo a la gestación de nuevas ideas y revigoriza el pensamiento. Y se traduce también en menos absentismo, menos rotación de personal y mejor rendimiento a nivel organizacional.

El brusco viraje al «home office» ha cambiado por completo la naturaleza del capital social que nace de las entrañas de las organizaciones (y lo ha cambiado no necesariamente para mejor). Aunque los empleados tienen ahora más reuniones que nunca, se lamentan también de estar lastrados por índices más elevados de aislamiento.

De acuerdo con un estudio emprendido a escala global por Microsoft del que se hace eco Harvard Business Review, el teletrabajo ha socavado enormemente en el último año las denominadas conexiones organizacionales (que son la base del capital social).

Las interacciones casuales entre colegas de trabajo: lo que el teletrabajo se llevó

Con el auge del trabajo en remoto los empleados se sienten acogotados por la desconexión y aseguran que sus redes de contactos personales ha menguado ostensiblemente en el transcurso de los últimos doce meses.

En los prolegómenos de la pandemia las interacciones que brotan de las redes más cercanas pegaron el estirón, mientras que las interacciones emanadas del redes más distantes emprendieron la cuesta hacia abajo.

A medida que avanzaba el confinamiento, los trabajadores se volcaron en las conexiones con las personas más próximas y dejaron que se fueran por el sumidero las conexiones con colegas a los que les unían relaciones mucho más superficiales.

En consecuencia las empresas y sus trabajadores están ahora más atrapados en silos que lo estaban en la era precovid. Y aunque las interacciones con redes cercanas siguen siendo frecuentes, un año después de que entrara en escena el coronavirus tales conexiones han comenzado se han visto también cercenadas.

Entre abril de 2020 y febrero de 2021 el número de personas que participan en los chats de Microsoft Teams pensados para propiciar conversaciones de equipos enteros de trabajo se contrajo un 5%. En cambio el volumen de interacciones en chats más pequeños o de naturaleza «one-to-one» se incrementó en un 87%.

Los equipos de trabajo están ahora más expensas de los silos que en la era precovid

Las relaciones sólidas en los entornos de trabajo (esas que la pandemia está contribuyendo a desbaratar) son importantísimas porque entroncan de manera directa con la productividad y la innovación.

Los trabajadores que dan cuenta de índices de productividad particularmente elevados están pertrechados también de relaciones más sólidas en el trabajo. Y por el contrario quienes sienten que las interacciones con sus colegas han disminuido en el último año se lamentan de observar cierto menoscabo en aspectos como la innovación, el pensamiento estratégico, al colaboración y el «brainstorming».

Del informe de Microsoft se infiere asimismo que los trabajadores más jóvenes y los empleados relativamente noveles en las empresas están más prestos a verse baqueteados por la soledad.

Los trabajadores de entre 18 y 25 años confiesan que tienen más dificultades que las generaciones inmediatamente precedentes para desplegar su engagement y su compromiso en su trabajo, hacerse oír en las reuniones y poner ideas nuevas sobre la mesa.

Hay, no obstante, un rayo de esperanza porque el aislamiento que atenaza a los trabajadores tiende a disminuir en los entornos de trabajo híbridos que amalgaman teletrabajo con presencialismo.

Puede que el «home office» favorezca los silos en los equipos de trabajo, pero añadir a la ecuación algo de tiempo en la oficina ayuda definitivamente a a echar abajo tales silos.

 

Fernando Machado deja de estar al frente de las parrillas marketeras de Burger KingAnteriorSigueinteEl smoothie de curry que da que hablar sobre la salud mental con este spot

Contenido patrocinado