Tendencias

Las críticas no matan la creatividad, la hacen más fuerte

Por qué las demonizadas críticas son en realidad mano de santo para la creatividad

Lejos de ser sanguinarias "asesinas" de la creatividad, las críticas (las de naturaleza constructiva al menos) llevan en volandas las ideas y las perfeccionan.

críticasUno de los mantras más populares de la innovación es aquel que se empeña en regatear a toda costa las críticas, que son supuestamente viles asesinas de la creatividad y del entusiasmo que deben corre a raudales por las ventas de quienes integran un equipo de naturaleza creativa.

Sin embargo, y pese a que algunos insisten en demonizarlas y en vetarlas en todo proceso creativo, lo cierto es que los equipos verdaderamente efectivos no rehúyen las críticas sino que se apoyan en ellas para alumbrar buenas ideas (convenientemente remozadas y perfeccionadas), aseguran Roberto Verganti y Don Norman en un artículo para Harvard Business Review.

Las críticas verdaderamente constructivas en el universo de la creatividad se rigen por la regla del “Sí, pero, y”, radicalmente distinta de otras dos reglas (las más utilizadas habitualmente): la regla del “Sí, pero” y la regla del “Sí, y”.

Del "Sí, pero" al "Sí, pero, y"

Regla del “Sí, pero”. El problema de esta regla es que las ideas, aun cuando son verdaderamente excepcionales, están lastradas habitualmente por errores mayúsculos y por ende fácilmente detectables. Esta verdad es particularmente cierta en el caso de las ideas más innovadoras, aquellas que se zambullen en territorios inexplorados hasta la fecha y que están casi inevitablemente a merced de los errores en sus etapas iniciales de desarrollo. Si alguien detecta un fallo (aunque sea minúsculo) en una idea de estas características, pueden echarse a perder grandes innovaciones.

Regla del “Sí, y”. La estrategia de dar pábulo a cualquier idea sin criticarla para mantener inalterable el flujo creativo puede sonar bien a priori. Sin embargo, sin “feedback” crítico, nos será francamente difícil determinar por qué la idea en la que tanto esfuerzo tuvimos a bien volcar no funcionó. Con la regla del “Sí, y” la creatividad se mueve hacia adelante, pero no protagoniza en realidad ningún progreso.

Regla del “Sí, pero, y”. Esta regla amalgama lo mejor de las críticas con lo mejor de la ideación. Alguien propone una idea, otra persona detecta en ella en fallo y propone además una alternativa para subsanar el error, por lo  que la idea inicial no “muere” sino que se transforma y lo hace además para bien.

Mejorando la creatividad con la inestimable ayuda de la crítica

Para que de las ideas broten de verdad innovaciones excelsas, las críticas deben ser incorporadas al proceso creativo y no prohibidas. La innovación nace del choque y fusión de diferentes perspectivas, no de su inhibición forzosa

Eso sí, para ser verdaderamente valiosas y no letales, las críticas deben tomar la forma de sugerencias útiles y positivas. Cuando se ejecuta con curiosidad y respeto, la crítica es en realidad la forma más avanzada de creatividad.

Te recomendamos

Outbrain

MKD

A3media

T2O

Compartir